Sigue el problema con Indalo en Valentina Norte Rural

Por la contaminación sonora de su base operativa, Indalo fue intimada a cumplir con obras de remediación por el municipio. Los vecinos afirman que no fueron suficiente.




NEUQUÉN (ED) — La empresa Indalo fue intimada por la Justicia a terminar las obras en su base de operaciones del barrio Valentina Norte Rural. Si bien el conflicto se arrastra desde hace meses y ahora afirman haber completado las normas impuestas por el municipio, un grupo de vecinos insisten en que los ruidos molestos no desistieron y los avances no fueron significativos.

El acuerdo le dio a Indalo un plazo de cuatro días hábiles para relocalizar el ingreso de la calle Laprida 7075, siete días para finalizar el muro medianero oeste y cinco días más para el muro norte. Las familias viven a escasos metros de la base operativa por la que transitan 120 colectivos diarios.

También comprometieron a la empresa a fortalecer la concientización del personal respecto a la contaminación sonora, como del uso de la bocina por la noche; mientras que la municipalidad realizaría una pericia ambiental para verificar la mitigación de ruidos y un cronograma de riego constante sobre la calle Laprida para evitar el polvo en suspensión que levanta el constante tránsito de colectivos.

Los vecinos en septiembre del 2019 iniciaron la Actuación 3200/19 en la Defensoría del Pueblo. Ante la dilación en las respuestas por parte de la empresa, la situación derivó en una acción judicial mediante la que se solicitó la completa relocalización de la base de la empresa.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here