¿Podrá Gallardo darlo vuelta?

River tuvo una mala noche y fue goleado por Palmeiras. La visita se impuso 3 a 0. La revancha será en Brasil y va por la heroica.

Ronny festeja su gol Foto NA: CONMEBOL



BUENOS AIRES (NA) — River fue una sombra y un desconcierto total y casi que sentenció su eliminación de la Copa Libertadores al caer anoche por goleada ante Palmeiras por 3 a 0, en el partido de ida de la semifinal que se disputó en el estadio de Independiente.

El equipo brasileño se impuso con los goles del delantero Rony, a los 26 minutos del primer tiempo, mientras que en el complemento aumentaron Luiz Adriano, al minuto, y Mauro Viñas, de cabeza, a los 16.

River terminó con diez hombres por la expulsión del colombiano Jorge Carrascal, a los 14 de la parte final.

El partido revancha se disputará el próximo martes en San Pablo, y ahí se definirá el primer finalista para el partido que tendrá como escenario el estadio “Maracaná” de Río de Janeiro.

River salió decidido a hacerse dueño del partido, de tomar el balón y buscar de manera lineal el arco defendido por Weverton, quien a los 5 minutos le tapó una entrada a Carrascal.

Sin embargo, Palmeiras llegó al gol en una jugada de contragolpe, pero también con un poco de fortuna, ya que Armani rechazó con los pies en su área, el balón le quedó a Rony y el remate del delantero pegó en el pecho de De la Cruz y el balón se coló junto al poste derecho.

River se desestabilizó, perdió el mediocampo y Palmeiras se envalentonó y aprovechó el mal retroceso del equipo de Marcelo Gallardo y Rony casi aumenta, pero el balón se fue por encima del travesaño.

El conjunto paulista tocó bien en el medio, Luiz Adriano se sacó de encima al paraguayo Rojas y tras correr 20 metros definió por entre las piernas de Armani para poner el 2 a 0.

Pero las cosas se complicaron aún más para River cuando a los 14 carrascal le cometió una falta increíblemente infantil sobre Merino y vio la tarjeta roja.

Encima desde una pelota parada, Palmeiras estiró ventajas luego que el uruguayo Matías Viña saltó más que todos y descolocó a Armani.

Luego todo fue color verde. River continuó cometiendo un sinfin de errores, siempre quedando mano a mano los delanteros con los defensores y Palmeiras incluso pudo haber aumentado la goleada.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here