Se levantó el campamento minero de Arroyito

Fin a un escenario de protesta que duró 17 días sobre la ruta 22. Legisladores de la izquierda celebraron el acuerdo como una victoria.




NEUQUÉN (ED) — Colchones, frazadas y caras felices, la postal de una ruta 22 que registró a los mineros en su camino de regreso a Andacollo. Pasaron varios días de reclamo en la ruta, para llegar a un acuerdo que los legisladores de la izquierda celebraron como una victoria.

Tras 14 reuniones de mediación, finalmente se logró anoche arribar a un acuerdo entre el gobierno provincial  y los trabajadores. La Provincia se comprometió a  absorber los meses de sueldos adeudados, junto a bonos de asignación familiar de emergencia y convocar a una nueva licitación para la explotación de las minas. 

El FIT uno de los primeros en ponerse el reclamo al hombro, celebró el acuerdo como una gran victoria social por redes sociales. 

 “El desenlace de este conflicto representa una victoria de la lucha librada por los obreros mineros”, consideró la legisladora Patricia Jure que “refuerza a todas las luchas obreras y populares de la región. 

La diputada afirmó que “le da fuerza a la lucha de las organizaciones sociales que pelean por la comida y el seguro al parado, a los ceramistas que pelean en defensa de las gestiones obreras, a los docentes que enfrentan la desocupación y el congelamiento salarial, a las trabajadoras de Cutral Co que pelean por la reactivación de la clínica”, afirmó.

Por su parte, el legislador Andrés Blanco tituló su reflexión de Facebook como la frase “decime si no sirve luchar”. En tanto consideró que  “con los mineros, triunfaron todos los trabajadores y trabajadoras que hoy sufren despidos, suspensiones. Para enfrentar el ajuste de los gobiernos y los empresarios, hay que luchar como mineros”.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here