Volvió la primavera gremial 

Los gremios cerraron sus paritarias rápidamente antes de las elecciones. Sin reclamos en las calles será un marzo atípico en Neuquén.




NEUQUÉN (ED) – Las épocas de elecciones tienen condimentos especiales y el preludio neuquino de los comicios será recordado por el regreso de una primavera gremial donde no se observarán manifestaciones.

Los gremios cerraron sus paritarias rápidamente antes de las  elecciones. Sin reclamos en las calles será un marzo atípico en Neuquén.  Así cambiará no sólo el tráfico de la ciudad en el microcentro sino también la planificación familiar de quienes cargan con los hijos a cuestas en épocas clases.

El gremio ATE, con el chocolate del nuevo convenio de salud, y pese a descontento de los profesionales, bajó el nivel de exposición y también abandonó las calles; salvo los casos en que se solidarizó con pedidos nacionales.

Hoy se firmó el acuerdo entre docentes y ATEN, y así este año los chicos arrancarán marzo en las aulas neuquinas, con la seguridad de la actualización por IPC en el bolsillo. En un contexto nacional donde el dólar parece atado a los aumentos de temperatura, no es poco.

Los docentes celebraron hoy con el cobro de un bono de 5 mil pesos al igual que el resto de la administración provincial. El vicegobernador Rolando Figueroa, en ejercicio del Poder Ejecutivo, firmó ayer el decreto Nº0188/19 que otorgó en el día de hoy 19 de febrero de 2019 una bonificación especial por única vez, no remunerativa ni bonificable.

“Estamos muy conformes y con la convicción de trabajar para que Neuquén siga siendo la provincia que más crece y la que más expectativas genera”, manifestó el ministro Gaido tras el acuerdo. También la ministra de Educación, Cristina Storioni, resaltó los trabajos con el gremio en la construcción curricular de la nueva escuela secundaria neuquina, y anticipó seguir con otros proyectos.

Pero las relaciones no siempre fueron la mejor, en 2010 se perdieron 40 días de clases por reclamos de ATEN, que no fueron exclusivamente salariales.

En 2012 la paz social de Jorge Sapag se anticipaba y 542 escuelas primarias y secundarias del sistema público comenzaban las clases sin medidas de fuerza y con la mayoría de los edificios  en condiciones, pero no sería más que una isla.

En 2013 los reclamos volvieron a sentirse y la apertura formal del ciclo lectivo que se realizó en la Escuela 201, convivía con un reclamo salarial docente que comenzó por 48 horas y se extendió por 39 días en toda la provincia.  En 2016, las medias de fuerza también tuvieron un alto grado de acatamiento.

Quizás por temporalidad, el que más se recuerde es el paro de 2018 que golpeó fuerte los ánimos con 43 días sin clases. El Gobierno otorgó el aumento por decreto, anunció un plan de recuperación y llamó a tutores para cubrir a los huelguistas. Sin embargo, los gremialistas impidieron el ingreso de los tutores y tomaron una escuela. Finalmente tras varias idas y venidas, la solución llegó frente a un gran descontento social.

Este año, todo fue a una velocidad relámpago. Al igual que en 2015, la primavera gremial llegó para quedarse.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here