Comenzó la primera Superfinal Boca-River

Con un clima de euforia, expectativa y nerviosismo, comezó a disputarse el gran clásico argentino.




BUENOS AIRES (NA) –  Comenzó el primer partido que definirá el campeón de la Copa Libertadores, en un duelo clásico argentino, pero a la vez diferente por las aspiraciones de ambos clubes. Se juegan los primeros 90 de una partido para el infarto.

La Bombonera, a pleno de hinchas “xeneizes” con los colores azul y amarillo, se llenó una hora antes del inicio de la primera Superfinal de la Copa Libertadores y luce a la altura de los históricos superclásicos frente a River, pero con un clima especial, mezcla de euforia, expectativa y algo de nerviosismo.

Los seguidores del elenco de la ribera, tras varias horas de incertidumbre por las lluvias que no daban tregua y le ponían más suspenso al asunto, empezaron a llegar desde temprano a la Boca, vallada como nunca por un numeroso operativo policial.

Este ingreso con tanta antelación favoreció a que los accesos sean ágiles y sin mayores inconvenientes, más allá de los habituales cacheos y que a cada concurrente se le solicitaba el DNI.

La trascendencia del partido hizo que nadie se lo quiera perder. Entre otros, se pudo ver a varios ex futbolistas boquenses, como Marcelo “Chelo” Delgado, Raúl Cascini, Enrique “Ruso” Hrabina, Andrés Guglielminpietro y el “Chino” Jorge Benítez.

También estuvieron otros deportistas, como los tenistas Juan Martín Del Potro, un habitué de la Bombonera, y el “Peque” Schwartzman, además del ex campeón del mundo de boxeo y reconocido fanático “xeneize” Jorge “Roña” Castro.

Una vez en las tribunas, los hinchas “xeneizes” comenzaron con los tradicionales cánticos, que esta vez contaron con uno nuevo, que mencionaba a Guillermo Barros Schelotto como el posible conductor de un nuevo título. Hasta esta jornada especial, el “Mellizo” solo era vivado con el tradicional “Guillermo, Guillermo”.

En cuanto a las banderas, además de las que siempre se ven en el estadio “Alberto J. Armando”, hubo otras, de mano, agitadas desde todas las tribunas, sumadas a globos amarillos y azules y unas remeras que una persona ubicada en el campo de juego lanzaba hacia las gradas con una suerte de “mortero” portátil.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here