Déjà vu del conflicto con el campo

Fernández volvió a defender hoy la suspensión de las exportaciones y reclamó que “los argentinos no pueden pagar precios siderales por la carne".

El presidente Alberto Fernández Foto NA: presidencia



BUENOS AIRES (NA) — El presidente Alberto Fernández volvió a defender hoy la suspensión de las exportaciones de carne, al sostener que “el interés por vender al exterior no puede hacer que los argentinos paguen precios siderales”.

“No es posible que los argentinos terminemos pagando por la carne un precio sideral solo porque predomina la idea de mandar la carne al exterior”, sostuvo el Jefe de Estado, en el marco de un cruce radial con el ex presidente del Uruguay José “Pepe” Mujica.

El ex mandatario uruguayo -que cumple 86 años este jueves- le dijo a Fernández que “en el Río de la Plata históricamente la carne es un hecho político determinante”, por lo cual pidió al Presidente argentino “acordarse de la comida de los pobres”.

Fernández, por radio Diez, le contestó: “nuestra mayor preocupación es esa, que los argentinos coman carne a precios razonables, y como decís vos, Pepe, la primera obligación que tiene este Gobierno es con el pueblo, con la gente, vos lo sabes bien”.

“Tengo en vos un ejemplo permanente”, le señaló Fernández a Mujica, y recordó que cuando éste fue presidente del Uruguay, entre 2010 y 2015, “le garantizó a los uruguayos carnes a precios razonables y facilitó que se exporte, pero básicamente garantizó los cortes para que a sus ciudadanos no les falte la carne”.

El Presidente mencionó una conversación que mantuvo recientemente con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas: comentó que “a mí me parece espléndido que los exportadores exporten carne, pero mi mayor preocupación es que los argentinos puedan comer carne. ¿Sabés qué tenemos que hacer? Como hizo Pepe, que garantizó a los uruguayos poder comer carne a precios razonables y facilitó que se exporte el resto”.

El Jefe de Estado también le contó a Mujica que “China demanda mucha carne entonces, se abrió un mercado importante pero no es posible que los argentinos terminemos pagando por la carne un precio sideral, y ese es el problema que tenemos que resolver” porque “el asado es de todos”.

Además, confesó que vivió “un episodio parecido en 2006”, cuando era jefe de Gabinete del expresidente Néstor Kirchner.

“Me tocó destrabarlo y lo logré poniendo en la Argentina la lógica de Pepe: no pueden moverse los precios de estos cortes y se los tienen que garantizar a todos los argentinos, no pueden faltar en la casa de los argentinos. Después el resto de la vaca véndanla, pero esto garantícenlo a los argentinos”, enfatizó.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here