Argentina continúa libre del mal de la vaca loca

Rige la prohibición de alimentar rumiantes con proteínas animales desde la década del 90.




BUENOS AIRES (NA) — La encefalopatía espongiforme bovina (EEB), comúnmente conocida como mal de la vaca loca, es una enfermedad neurodegenerativa del ganado vacuno y la Argentina está libre de su presencia.

Pertenece al grupo de las encefalopatías espongiformes transmisibles (junto a Scrapie, entre otras) y fue descripta por primera vez en Gran Bretaña en 1986.

La Argentina, a través del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), habiendo establecido la prohibición de alimentar rumiantes con proteínas animales desde la década del 90, lleva adelante desde hace más de 25 años la vigilancia epidemiológica para la detección temprana y los controles para la prevención de ingreso, reciclado y amplificación del agente que produce la EEB.

Esto significa que las mercancías de origen rumiante no presentan riesgo de transmitir la enfermedad.

En este sentido, el Senasa mantiene medidas de control pertinentes en las importaciones de mercancías consideradas de riesgo, para evitar el ingreso de esta enfermedad, así como realiza anualmente muestreos en los establecimientos elaboradores de este tipo de alimento.

En este marco de prevención y vigilancia, el Senasa actualizó recientemente las categorías de riesgo de animales susceptibles a las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) para la toma de muestras.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here