No es el gasoil, es el servicio pésimo

La municipalidad de Neuquén aseguró que el servicio de colectivos no cambió sus frecuencias.

Paradas de colectivos Foto Sebastián Puentes ED



NEUQUÉN (ED) — Este lunes volvieron a escucharse quejas de pasajeros contra las empresas Autobuses Neuquén (ex Indalo) y Pehuenche. Lo de siempre: que no pasan nunca, que pasan cuando quieren y cosas por el estilo. Al rato la municipalidad de Neuquén juró que no hay recortes en el transporte público por falta de gasoil; entonces los padecimientos de los usuarios tienen su origen también en lo de siempre: el pésimo servicio.

El subsecretario de Transporte, Mauro Espinosa, fue quien aseguró que “hasta este miércoles hay stock” y que “se hizo una compra para garantizar el combustible en los próximos días”.

“Las frecuencias y unidades que tenemos son las que se utilizan a diario”, aseguró. Entonces las quejas son precisamente porque nada ha cambiado, muy a pesar de que todos los meses la ex Indalo embolsa subsidios por unos 52 millones de pesos y Pehuenche cosecha entre 10 y 11 millones, también cada treinta días. Se trata de subsidios nacionales, provinciales y municipales.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here