Venía borracho, haciendo zig zag y se volvió en taxi 

La insólita situación se sumó a un conductor que le dejó la licencia a los inspectores y se fugó de los controles. Se secuestraron 79 vehículos.

Controles municipales en Neuquén Foto ED



NEUQUÉN (ED) — Después de los buenos números que venían registrando en la ciudad, la jornada federal de control de alcoholemia, dejó un sabor amargo para los inspectores neuquinos que secuestraron 79 vehículos, muchos de ellos con alcoholemias positivas.

La mayor graduación registrada fue la de un motociclista que venía haciendo zig zag y fue advertido por los inspectores: dio 2,66 g/L. “Por suerte lo pudimos detener y mandarlo en un taxi a su casa, porque no podía circular de ninguna manera. Una persona que venía zigzagueando, alcoholizada, adormecida”, explicó subsecretario de Medio Ambiente y Protección Ciudadana de la Municipalidad, Francisco Baggio.

Los controles simultáneos de la jornada federal permitieron controlar 500 vehículos en 10 horas de trabajo, desde las 20 a las 6 del día siguiente y arrojó 79 vehículos retenidos y secuestrados. De ellos, 56 motos y 23 autos, 19 de los cuales fueron por alcoholemia positiva, 23 fueron por escape no reglamentario, falta de documentación y otras faltas, informó el municipio.

En diálogo con Cadena Uno, Baggio recordó que la ley Nacional de Tránsito tiene tipificada una tolerancia  de 0,5 g/L. pero en la ciudad de Neuquén a través de una ordenanza municipal se extendió a cero, un valor que rige desde hace 6 años.

Por otra parte, el funcionario lamentó otro episodio insólito. Un conductor al ser detenido por el inspector entregó su licencia, aceleró y se marchó.  “Estamos muy enojados con esta persona y aprovechó para para invitarlo a que se presente lo antes posible a las oficinas de tránsito a notificarse, porque igual lo vamos a encontrar. No se va a escapar, por qué nos dejó la licencia de conducir”, enfatizó. 

“Cuando el inspector se descuidó aceleró rápidamente y se escapó. Eso es fugarse de un control, ya es una contravención seria, el exceso de velocidad con conducción temeraria. Pudo pisar a los otros inspectores que estaban adelante o cualquier transeúnte, y bueno, y por supuesto la presunción de que manejaba alcoholizado porque el inspector quiso hacerle la alcoholemia y ahí fue cuando se rechaza el procedimiento y se escapa así que le pedimos que se presente”, relató Baggio.

“Lo vamos a mandar hacer el curso de reeducación vial que va a tener que llevar hacia adelante para luego poder rendir otra vez la licencia de conducir está en un problema serio, que es subsanable pero que tiene que hacerse responsable porque así lo indica el código contravencional”, amplió.

Finalmente el funcionario informó que los mayores problemas por alcoholemias se registraron entre las 2 y las 4. Y continúan con cuatro operativos de control por jornada, dos fijos y dos móviles.  



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here