Hecha la Ley, hecha la trampa

Opinión por Nadia Márquez - abogada y concejal de Democracia Cristiana - nadiajudithmarquez@gmail.com

Ley de Género archivo Gobierno ED



Nadia Márquez – Abogada y concejal de Democracia Cristiana nadiajudithmarquez@gmail.com

“En Argentina somos grandiosos para eludir la ley, interpretarla, o como se dice popularmente, buscarle la 5ta pata al gato. Y si somos honestos, más allá de la amplia capacidad de los argentinos, hay leyes que son tan malas y burdas intrínsecamente, que posibilitan más estas vías alternativas.

Sin duda una de las leyes mal hechas, y diría hasta caprichosa, es la Ley de Identidad de Género Nro. 26.743 sancionada en Mayo del 2012, y próxima q cumplir sus 10 años de vigencia.

Como no todo lo que brilla es oro, esta ley que salió rimbombante no deja de ser un capricho de quienes teniendo una creencia pretenden imponérsela a otros, so pretexto de sentirse “discriminados”. Con todo el respeto que me merece como seres humanos la comunidad LGTBI, está ley no es más que el intento autoritario de imponer una forma única de pensamiento a toda la sociedad, solo porque alguno lo tiene.

Escasos días atrás, Eduardo Horacio, ahora con DNI de Eduarda Horacia, cambió su “género” con el supuesto objetivo de poder estar en pie de igualdad con la madre de su hija, quien según sus dichos lo denunció falsamente sobre un abuso sexual hacia la niña que tienen en común.

Independientemente de la veracidad o no de la denuncia y de la cuestión de familia, lo cierto es que este hombre, cambiado a mujer, en un marco totalmente legal, cambió su “sexo”, y la pregunta que la sociedad se hace es: ¿Cambió realmente su auto percepción sexual, o lo hizo solamente a los fines de lograr ver a su hija?

La respuesta es simple: NO IMPORTA. Lo haya hecho por una convicción, por un asunto legal, familiar u otro, no es relevante, porque así lo estableció la tan aplaudida ley de identidad de género.

El ARTICULO 2° de la Ley dice: — Definición. Se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

Es decir, la identidad de género es una creencia que no requiere ser acreditada por ninguna expresión interna o externa, más que la mera y simple declaración del interesado en modificar el reconocimiento del sexo en el DNI, (o sin modificarlo), por el supuesto “género” auto percibido. Solamente precisa ser libremente escogido.

Para abundar en el concepto, el primer artículo de la mencionada ley es el que establece:

ARTICULO 1º — Derecho a la identidad de género. Toda persona tiene derecho: a) Al reconocimiento de su identidad de género; b) Al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad de género; c) A ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada.

Nótese el punto c): “a ser tratada de acuerdo con su identidad de género”. Este padre convertido en madre, tiene ahora el derecho a ser tratado por el Juez interviniente, como si fuese una mujer.

En línea similar, por el mes de julio de 2018, se conoció la noticia de Sergio, un hombre de 59 años de edad, que cambió su identidad registral Sexual en el DNI para convertirse en “Sergia” y obtuvo su jubilación a los 60 años, es decir, 5 años antes de lo que le hubiese correspondido por ser hombre, pero por lo pronto es mujer.

Veremos en julio de 2023 si esa auto percepción se mantiene o no, lo que estaría en todo su derecho, puesto que las creencias pueden modificarse y mutar con el tiempo.

En fin, en algunos casos los abogados debemos hacer un gran esfuerzo de razonamientos jurídicos para encontrarle la 5ta pata al gato a algunas leyes, pero en otros casos, las mismas han sido tan “caprichosas”, que un simple ciudadano con un gran interés pueden lograrlo. Hecha la Ley, Hecha la Trampa”.



5 COMENTARIOS

  1. Yo llevo casi 3 año no la veo a mi hija todo x falzas denuncias reiterada 3040 dicen una locura ni siquiera investigación hacen y te lo aplican vivo angustiado ya pague y cambié varios abogados y me decian que el cistema ya es haci todo a favor de la mujer yo me separe porque ella me engañaba hasta la descubri ise el divorcio desde hay me llena de denuncia para quitarme mi hija lo peor es que ella no es la madre biologica .pero solo soy padre para pagar la cuota alimentaria es una locura todo cuando uno no vive esto opinan sin saver lo que es estar sin ti hijos estoy en la ong de padres dr rio negro y Neuquén hay muchos papas luchando por la vinculación de sus hijos no les drseo vivir hasi saludó

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here