A la carga Barracas y de primera

El equipo de Tapia ascendió a la liga profesional tras vencer por penales a Quilmes.

Barracas Central venció a Quilmes en los penales y ascendió a primera. Foto NA: MARCELO CAPECE



BUENOS AIRES (NA) — Barracas Central ascendió hoy por primera vez a la Liga Profesional al vencer por penales a Quilmes por 5 a 4, tras igualar sin goles en el tiempo reglamentario, en la final del Reducido de la Primera Nacional.

El conjunto porteño se impuso en una dramática definición con los tantos de Ivan Tapia, Lucas Colitto, Germán Estigarribia, Gonzalo Paz y Fernando Valenzuela, mientras que el equipo quilmeño desperdició el último remate por Rafael Barrios.

El club que está en la zona sur de la Capital Federal acompañará a Tigre en la Liga Profesional, que le había ganado la primera final.

El partido tuvo un primer tiempo con emociones, donde Quilmes pareció estar más cerca del gol, pero incluso Rafael Barrios no pudo conectar un rebote que dio Gagliardo.

Pero Barracas Central también pudo abrir el marcador, porque Paz estrelló un balón en el travesaño, luego que Zaracho puso las manos casi por reflejo.

En el ida y vuelta los nervios estuvieron a la orden del día y el juego asociado y de situaciones claras, fue escaso, pero pudo tener al menos un gol en el tiempo reglamentario, como cuando Pavone estrelló un cabezazo en el poste.

La segunda mitad del partido fue un canto al “no perder”, porque si bien existieron jugadas que pudieron encontrar la red contraria, pero el nervio superó todo.

Barracas apostó siempre al juego aéreo, algo en donde tenía mejores opciones, mientras que Quilmes fue un equipo sin ideas como para abastecer a un Pavone que fue absorbido por la marca.

No hubo jugadas claras de gol, porque muchas imperfecciones, errores y esos mismos nervios que se hicieron carne desde el inicio hicieron que el gol fuera el invitado que nunca llegó a la cita.

A la hora de los penales, Barracas estuvo más eficiente, con ejecuciones implacables, sin dudar en ningún momento y contó con el yerro de Rafael Barrios, quien desvió su remate, para que luego Valenzuela sellara la historia.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here