El Bar Artes escondido en el centro neuquino

Por momentos salón cultural, por momentos espacio de juegos, pero siempre lugar de encuentro de la familia y los amigos. Charleston es una propuesta distinta para la tarde y noche neuquina.

Charleston presentó el viernes al grupo Luna Cautiva Foto ED



NEUQUÉN (ED). — Fuera del circuito de los bares neuquinos, se encuentra un joyita que esconde además de la historia de su fachada de casona porteña, con ventanas y techos altos, una propuesta cultural que se renueva. Frente a la plaza Roca, por la calle Carlos H. Rodriguez abre por las tardes noches, Charleston.

“Es un Bar Artes”, así lo define Gabriela Zanetta, su dueña que le pone toda su impronta a un espacio que convoca a grandes y chicos, con las propuestas tradicionales de un pub pero también con juegos, música y buenos ritmos.

“La idea es que en algún momento se refieran a Charleston como una cuna de artistas. Es un sueño muy grande, pero me encantaría poder darles ese lugar a los neuquinos que no tienen otros espacios. Lugar para las bandas rock hay en todos lados, pero para otro tipo de música o de danza, es un poquito más complicado”, explica una mendocina que adoptó las tierras neuquinas como propias, para llevar adelante su sueño. 

Fue casi amor a primera vista y así lo recuerda su entrada al bar. “Este piso es para bailar, yo hace 10 años que bailo distintos tipos de danza y 20 años que bailo tango, así que cuando ví este piso dije, acá hay que bailar”. Mientras espera que algún día se habilite para ello -en Neuquén rige una prohibición municipal-, le da rienda suelta a los shows.

“El público es distinto, tiene más 25 o 30 años, es el que quiere salir y estar en un lugar donde pueda disfrutar, pero a la vez que si tiene niños poder tenerlos entretenidos. Si vienen con mascotas se pueden quedar afuera con ellas. Tratamos de que sea un lugar abierto, de que la gente cuando venga se sienta como en su casa”, aclara.

Los martes hay tardes de juegos, desde las 17 a 22 se juegan juegos de adultos, con cartas, con tablero, solitarios y grupales, para avanzados y para los que quieren arrancar y conocerlos. Algo distinto, que suma otro condimento al espacio.

Gabriela tomó el mando del bar el 23 de diciembre de 2020, una fecha compleja por la pandemia pero que no la asustó. Detrás del mostrador, la acompaña Daniel Zucchini su pareja y socio de una propuesta que suma gratificaciones personales y laborales.  Con mayor apertura, juntos celebraron que el viernes pasado les dieron la habilitación para los eventos.

“Vamos a ir haciendo distintos tipos de eventos y estamos abiertos a distintas propuestas de folclore, tango, jazz, melódico, ritmos brasileños, danzas árabes. Mi pareja es cuentacuentos, y queremos hacerlo como una propuesta distinta”, explicó Gabriela, que extendió su invitación a contactarse con ella, a través de las redes charlestonbar.nqn y Charleston BarArtes.

Pizzas caseras, cerveza tirada y buena música invitan a conocer un pub que tiene mucho de arte, pero mucho más de encuentro.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here