El boom de la actividad física en las bardas

Después del corte por la pandemia creció más la actividad. Profesores de Educación Física manejan y ayudan como guías.

Parque Norte. Foto Luis Amaolo / ED



NEUQUÉN (ED). — En las bardas de Neuquén en Parque Norte se ven desafiadores de la aventura que corren para despejarse de las tardes neuquinas. Gonzalo Serrano, es entrenador y sale a correr con distintos grupos que arma desde el gimnasio donde trabaja. 

“Soy neuquino me fui a Tucumán a estudiar y volví al sur. Me encontré con un movimiento que tiene que ver con el senderismo, en el correr por las bardas. Y decidí con unos chicos, a iniciar en el running como profesor y como corredor personal”, recordó.

La pandemia lo movilizó a ser entrenador personal. Formó un grupo, con el cual se ponen en contacto y se encuentran en el sector de “Las piedras” de Parque Norte para correr juntos. Es algo mas personalizado. “Son clases más piolas no tan agresivas como es el entrenamiento. Me gusta la preparación de corredores más profesionales”, explica Gonzalo, con tono emotivo.

En las bardas hay distintos tipos de circuitos se trabaja con uno grupo recreativo y otro que tiene una preparación específica, donde se trabaja mucho la resistencia cardiovasular que afecta al corazón y sistema respiratorio. Es que la barda permite cambiar el ritmo, el llano se profundiza haciendo pasadas, porque la barda te intensifica en el subir, bajar, el viento, arena, etc.

Parque Norte / Foto: ED

Una vez se sube una barda y luego se la puede hacer caminando. Es ideal ello para personas con sobrepeso y uno avanzado la puede hacer corriendo, Hay que tener en cuenta que con este tipo de actividad física recreativa se trabaja todo el cuerpo en las barda, tanto piernas, como abdomen, brazos, etc. 

“Se ve grupos masivos de gente caminando, ya que se profundizó en  la pandemia al aire libre, esta actividad individual, pero se comparte también con otros, te fijas como estás vos en tu ritmo, comida, hidratación, donde está el corredor más preparado con el que recién inicia”. 

El año pasado con la pandemia se hizo muy poco, pero después fue el volver a encontrase y salir a hacer caminatas. Después del corte creció más la actividad al aire libre. Actualmente, hay muchos grupos nuevos que salen y son bastante voluminosos. Ahora lo manejan y ayudan como guías, los profesores de educación física.

Acá es salir, en cambio en el gimnasio se hace un trabajo complementario, más de fuerza, mejorar el rendimiento e intentar disminuir las lesiones.  En un gimnasio económico la cuota vale tres veces por semana alrededor de $2500 y en otros de $4500 a $6000 pesos por mes, de acuerdo al gimnasio y a las comodidades. 

Salen martes, jueves y sábados en grupos de la zona conocida como de “Las Piedras” alrededor de las 17 o las 19.15. 

El deporte es un estilo de vida. El moverse ya es actividad y ello garantiza salud plena porque reduce valores del sedentarismo que son la base de los problemas junto a la mala alimentación. El deporte es más rendimiento y disciplina y se exigen más hidratación, alimentación y cumplir objetivos prontos. Allí, surgen las grandes modificaciones del cuerpo. 

La actividad física tiene que ver con la salud, desenchufarse, salir del stress, y estar con uno mismo y compartir con los demás en salidas grupales. Hay gente que corre carreras en podio y tiempo atrás eran amateurs. Oportunamente, la edad promedio que hace deporte ronda en mayores de 26 años, ello también tiene que ver con la independencia económica, etc. Vanesa tiene alrededor de 34 años y empezó a correr cuando vino a Neuquén febrero de Buenos aires. 

“Ahora me enganche con la parte recreativa, no la competitiva, pero me compre el chalequito, calza, zapatillas deportivas, y no pienso dejar de venir”, aseguró.

Colaboración Diego Romero -periodista y escritor-



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here