Según funcionario municipal, no sólo es culpa del viento

Es cierto que las ráfagas fueron muy fuertes. Pero hay quienes tienen parte de culpa en las voladuras de carteles, chapas y demás

Viento en Neuquén Foto gentileza ED



NEUQUÉN (ED). — Las ráfagas superaron los 80 kilómetros por hora y por momentos Neuquén capital se vio literalmente envuelta en una nube de tierra. No obstante, el peligro radicó en la voladura de chapas, la caída de postes, carteles de publicidad y otros elementos que, en muchos casos, no fueron bien sujetados por particulares, obreros de la construcción u operarios de las empresas prestadoras de servicios, pese a que la alerta se había emitido con considerable anticipación.

Tras el ventarrón del miércoles, el subsecretario de Medio Ambiente y Protección Ciudadana de la Municipalidad de Neuquén, Francisco Baggio, explicó: “Tuvimos situaciones con una chapa que se cayó de una obra y generó un corte de energía eléctrica en la zona del centro durante varias horas hasta que pudo ser resuelto, por suerte, por la cooperativa CALF”.

También se cayó parte de un paredón cerca del Club Independiente; al tiempo que en Bahía Blanca y Mitre se vino literalmente abajo una puerta reja de un balcón que, afortunadamente, quedó sostenida en un árbol y no hubo que lamentar heridos.

“Una situación que se da sostenidamente es por el cableado de empresas privadas que nos generan trabajo extra, ya sea por un poste que se pudrió porque es de madera” o por otra cuestión, dijo el funcionario municipal y agregó que empresas de “telefonía, Cablevisión, Internet, no atienden nunca y (hay una que) deriva a una línea telefónica en Centroamérica para atender una situación de emergencia”.

“Nos hemos quejado sostenidamente con estas empresas, la única empresa que atiende es la cooperativa CALF”, dijo Baggio y agregó que “el otro inconveniente que se ha dado también en la región hace mucho tiempo tiene que ver con los carteles, esos séxtuples de propaganda, que algún problema tienen porque se caen y hay que invertir esfuerzo y trabajo para levantarlos”.

“Por suerte no hemos tenido accidentes con este tipo de situaciones, pero dejamos la advertencia para que las empresas y para que los dueños de estas cartelería, hagan un trabajo serio para que esto no vuelva a ocurrir”, concluyó.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here