Argentina celebra ante sus hinchas la Copa América

Se espera fiesta completa contra Bolivia a partir de las 20:30 en el estadio "Monumental" de Núñez, que tendrá un 30 por ciento de aforo.

Jugadores argentinos festejan la conquista de la Copa América. Foto NA: AFA



BUENOS AIRES (NA) — En su primer partido como local luego de la Copa América, que además tendrá el retorno del público a las tribunas, la Selección argentina quiere evitar sorpresas contra Bolivia y dar un paso más en las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022.

El encuentro se disputará a partir de las 20:30 en el estadio “Monumental” de Núñez, que tendrá un 30 por ciento de aforo, con arbitraje del peruano Kevin Ortega -asistido por sus compatriotas Michael Orue y Coty Carrera- y televisación de la TV Pública y TyC Sports.

Tras el escándalo de la suspensión en Brasil, la Selección argentina quiere cerrar de la mejor manera esta triple fecha de Eliminatorias, que se inició con goleada a Venezuela en Caracas.

El conjunto dirigido por Lionel Scaloni sabía que se trataba de una ventana para acercarse bastante a la clasificación al Mundial de Qatar, pero la frustración por lo ocurrido en San Pablo modificó los planes.

Es que la idea del entrenador santafesino era apelar a una rotación ante Bolivia, teniendo en cuenta el trajín, pero al suspenderse el duelo ante Brasil pondrá lo mejor que tiene, con excepción de los cuatro futbolistas que militan en la Premier League que fueron desafectados, de común acuerdo con sus clubes.

Se trata del arquero Emiliano “Dibu” Martínez, Cristian “Cuti” Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía, los mismos que provocaron el escándalo en San Pablo, y que viajaron a Croacia para cumplir sus diez días de aislamiento y luego poder ingresar a Inglaterra.

La otra baja es la de Franco Armani, quien por una sinovitis en la rodilla fue desafectado y provocó la incorporación a último momento de Agustín Rossi, arquero de Boca.

Estos futbolistas se perderán el festejo y recibimiento que AFA tiene previsto dar junto a los hinchas por ser el primer encuentro como local desde la obtención de la Copa América, el 10 de julio pasado en Brasil.

Tal fue la espera de 28 años que lo único que se busca ahora es disfrutar y festejar, por eso habrá unos 21.000 privilegiados dentro del estadio “Monumental”.

La venta de entradas tuvo su momento caótico también el martes, cuando se agotaron rápidamente en la plataforma virtual donde se dispusieron, y que obligó a los compradores a esperar un largo tiempo bajo la lluvia en las afueras del estadio Monumental, donde Argentina volverá a jugar luego de cuatro años.

Su última vez fue el 5 de septiembre de 2017, cuando empató contra Venezuela 1-1, también por las Eliminatorias, e inició un camino que lo llevó por el estadio de Boca, San Juan y Santiago del Estero.

Argentina, con un partido menos, suma 15 puntos y es escolta del líder Brasil (21), aunque su “rival” a mirar es el que ocupa el quinto y sexto puesto que serían los límites para llegar al Mundial o repechaje, respectivamente.

La Albiceleste le saca cinco puntos a Colombia -recibe a Chile- y siete a Paraguay -recibe a Venezuela- y Perú -visita a Brasil-, por lo que podría lograr una renta que tranquilice su camino futuro.

De su lado, Bolivia vive momentos críticos nuevamente en las Eliminatorias, porque su entrenador venezolano César Farías esquiva rumores de salida, luego de haber empatado agónicamente contra Colombia en La Paz y perdido 2-4 en su visita a Uruguay en Montevideo.

Con seis unidades, el conjunto del Altiplano quiere hacer historia en el “Monumental”, donde alguna vez se llevó un empate que dejó tecleando a la Selección argentina, amplia dominadora del historial.

Para eso, Farías planea varias modificaciones de nombres y hasta de esquema, sabiendo del poderío albiceleste que ya lo derrotó en La Paz en estas Eliminatorias, el 13 de octubre pasado.

De hecho, respecto de ese juego, Bolivia solamente tendría como titulares a tres jugadores: el arquero Carlos Lampe, José Sagredo y Marcelo Moreno Martins, el delantero que siempre es un dolor de cabeza para la Albiceleste.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here