Fernández busca recuperar la centralidad

Se mostrará en Tecnópolis con gobernadores y candidatos. El objetivo de mostrar un peronismo compacto.

Archivo El presidente de la Nación, Alberto Fernández con el ministro del Interior, Wado de Pedro en Tecnópolis. Foto NA



BUENOS AIRES (NA) — El presidente Alberto Fernández encabezará hoy un acto en Tecnópolis que contará con la presencia de los gobernadores y de las cabezas de listas de todo el país, con el objetivo de mostrar un peronismo compacto en apoyo a su figura, luego de los últimos episodios que golpearon su imagen pública.

Según confirmaron fuentes oficiales a NA, el acto de campaña en el predio ubicado en el partido bonaerense de Vicente López comenzará a las 11:30 y tendrá un formato mixto, con algunos protagonistas presentes y otros participando por videoconferencia.

La presencia en el acto de los gobernadores no es un detalle menor ya que ocurre luego de la derrota que sufrió el Frente de Todos en Corrientes, donde perdió por 50 puntos: si bien la derrota entraba en los cálculos previas, lo abultado de la diferencia prendió luces de alerta en el peronismo y llenó de euforia a la oposición en el sprint final hacia las PASO.

Aún lidiando con las esquirlas de la bomba que significa el “Olivosgate”, sumado a las reacciones que generó su defensa de la docente de La Matanza separada del cargo por discutir en elevado tono sobre política con sus alumnos, el mandatario busca puesta en escena simbólicamente potente que revitalice su figura y al Frente de Todos, con las PASO a la vuelta de la esquina.

En este encuentro la centralidad excluyente será ocupada por Fernández ya que los otros socios mayoritarios de la coalición, como la vicepresidenta Cristina Kirchner, Sergio Massa y Máximo Kirchner, no serán de la partida.

En las últimas semanas, asediado por los escándalos, que lo hicieron caer en todas las encuestas, Fernández decidió trasladar su campaña a las provincias donde el triunfo del peronismo está casi asegurado, como San Juan, Catamarca y La Pampa, alejándose de los focos de conflicto.

Pero después de estas recorridas “federales”, la decisión es pararse en Tecnópolis y ante las cámaras de los principales medios afirmar su autoridad como jefe político y responsable de la campaña, dando por concluido el capítulo del “OlivosGate” y pasando de página, con la mira puesta en el 12 de septiembre.

Si antes de que estallara la polémica por “la clande” de Fabiola Yañez en el oficialismo reinaba el optimismo sobre un triunfo categórico en provincia de Buenos Aires (el mayor termómetro del éxito o el fracaso electoral del Gobierno), ahora se conforman con “ganar por un voto”, como sinceró recientemente el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

En el Frente de Todos son conscientes de que el episodio en Olivos quebró la confianza no con el núcleo duro, que desencantado o no votará igualmente al Frente de Todos, sino con ese electorado del medio que en 2019 acompañó y ahora siente que el Presidente faltó a su palabra y a la verdad.

Recomponer la confianza en tan poco tiempo parece una tarea milagrosa, por lo que el eje discursivo del Gobierno, además de apelar a una visión esperanzadora sobre “la vida que queremos” apunta a la gestión de Mauricio Macri y a exhibir que el país estaba “peor” en ese momento.

También buscarán poner en valor las obras que realizó la gestión de Fernández a pesar de tener que lidiar con “dos pandemias”, como le llaman a la gestión del macrismo para equipararla con la crisis sanitaria por el coronavirus.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here