Boca con dos bajas, volvió al trabajo

Los jugadores se sometieron a los estudios médicos pertinentes y tomaron parte de los trabajos que el plantel realizó en el predio de Casa Amarilla.

Entrenamiento de Boca Junior Foto oficial ED



BUENOS AIRES  (NA) — El colombiano Sebastián Villa y el peruano Carlos Zambrano se sumaron ayer a la pretemporada de Boca, mientras que el arquero Esteban Andrada y el mediocampista Nicolás Capaldo viajaron a México y Austria, respectivamente, para sumarse a sus nuevos equipos.

Tanto Villa como Zambrano deberían haberse sumado ayer a la pretemporada boquense, pero el colombiano había pedido un día más de plazo para el regreso, mientras que el peruano tuvo problemas con el vuelo desde Lima.

Los jugadores se sometieron a los estudios médicos pertinentes y tomaron parte de los trabajos que el plantel realizó en el predio de Casa Amarilla.

El entrenador Miguel Angel Russo trabajó con un plantel de 31 jugadores, incluidos las nuevas incorporaciones: Nicolás Orsini, Norberto Briasco y Esteban Rolón.

El defensor Nicolás Capaldo pasó ayer por Casa Amarilla y se despidió de sus ex compañeros, antes de emprender el vuelo rumbo a Austria, para incorporarse al Red Bull Salzburgo.

El pase del jugador se realizó en 5.500.000 de dólares, de los cuales a Boca le quedarán 4.400.000 y 1.100.000 al Deportivo Mac Allister de la Pampa, dueño del 20% del pase.

“Este club es hermoso. Soy hincha y lo conozco desde muy chico. Ahí crecí, debuté y por eso esto se hace difícil. Me voy conforme. Se me necesitó en una posición que no era la mía y traté de ayudar. Seguro que me van a encontrar miles de errores, pero entregué todo e intenté hacerlo de la mejor manera. No me guardo nada”, afirmó Capaldo a la prensa en el aeropuerto de Ezeiza antes de embarcarse.

Otro que también emprendió la partida a su nuevo club fue el arquero Esteban Andrada, quien se sumará al Monterrey de México, al que llegará por seis millones de dólares.

“Las cosas podían salir bien o mal, pero la entrega nunca iba a faltar. Cuando fue el problema en la mandíbula (frente a Cruzeiro en 2018), el equipo me necesitaba y decidí seguir. Creo que dejo algo bueno”, sentenció el arquero.

El guardameta recordó el récord de imbatibilidad que registró en Boca (1.228 minutos sin recibir goles) y expresó que “es un gran recuerdo para llevar”.

En tanto, añadió: “Cada vez que íbamos a jugar les decía a mis compañeros que esto era algo que iba a quedar en la historia”.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here