COVID-19: La situación en Neuquén es alarmante

Lo alertaron las autoridades de los sistemas público y privado de la Salud. Hay 54 pacientes esperando camas para internarse.

Unidad Covid del Hospital Provincial Foto Captura Salud ED



NEUQUÉN (ED). — Con la irrupción de la cepa de Manaos, la multiplicación de contagios y la ocupación total de camas (hay 54 pacientes en espera, 18 de los cuales requieren terapia intensiva), la segunda ola del Covid-19 complicó y mucho a Neuquén.

Es por ello que tanto las autoridades del sistema público como los directivos del sector privado, salieron a pedirle a la población que extreme los recaudos para evitar la propagación de la pandemia. A continuación el comunicado que firmaron de manera conjunta.

“Desde el Sistema de Salud de la provincia del Neuquén, tanto el subsector público como privado, queremos expresar nuestra preocupación respecto de la alarmante situación epidemiológica actual y hacer un llamado a la comunidad para que extreme el cumplimiento de las medidas de prevención: higiene de manos, distanciamiento, uso de barbijo, ventilación de ambientes.

A diferencia del año pasado, y en consonancia con lo que sucede en el resto del país y en el mundo, se evidencia una rápida aceleración en el nivel de impacto de la segunda ola de contagios y los requerimientos de asistencia y de internación son y serán aún mayores que en 2020. En nuestra provincia, esto ya se refleja en la cantidad de derivaciones que realizó el Centro Coordinador de Camas que, en sólo 10 días, del 2 al 12 de mayo, efectuó más derivaciones de pacientes Covid que en todo el mes de abril.

La provincia registró hoy un total de 5.224 casos activos, de los cuales 638 fueron confirmados sólo del día. La ocupación de camas UTI está en un 99%.

En el día de la fecha, los indicadores que propone el Ministerio de Salud de la Nación para valorar la situación epidemiológica, razón e incidencia, son para nuestra provincia de 1,84 y 982 respectivamente, valores que indican que se registra un alto nivel de transmisión viral, lo que nos pone en situación de alto riesgo epidemiológico.

En este contexto, también cabe mencionar la reciente detección de la circulación de nuevas cepas (Manaos y Reino Unido) y es importante señalar que la alta circulación viral se da en la mayoría de los departamentos de la provincia. Todo ello atenta contra la capacidad que tiene el Sistema de Salud para responder a una segunda ola, etapa que además atravesamos con más cansancio dentro del personal de salud.

Actualmente, la capacidad de internación en la provincia alcanzó su límite máximo y 54 pacientes se encuentran esperando una cama para internarse: 18 que requieren una cama en terapia intensiva, 16 para terapia intermedia y 20 para sala general. Asimismo, se constata una disminución en la edad promedio de internados en UCI -siendo en el día de ayer de 54,8 años- y una tendencia al aumento de severidad en la presentación clínica.

Pero este recuento de datos, doloroso y objetivo, no da total cuenta de las tragedias cotidianas y particulares que como comunidad vivimos en estos momentos. ¿Quién de nosotros no tiene entre sus afectos a alguien que se contagió, que se enfermó, que estuvo más grave de lo que pensaron que estaría? ¿Cuántos hemos tenido ya que despedir a un ser querido? ¿Cuántas secuelas, por Covid pero también por lo que el Covid no permite tratar, enfrentaremos en el futuro?

Si bien el avance de la campaña de vacunación COVID-19 nos da la esperanza de lograr un impacto sanitario, esto no significa que las personas vacunadas estén eximidas de contagiarse y, por ende, de seguir cuidándose. Es necesario que se tomen medidas tendientes a disminuir la circulación viral en todo el territorio provincial.

Estamos en un momento crucial. Los equipos de salud han dado todo de sí, y aún más. Como comunidad, la pandemia nos exige adaptarnos a modos desconocidos de vivir y relacionarnos, hoy necesitamos renovar el compromiso de todos y todas para seguir cuidándonos y cuidar a los demás, porque ninguna cama de terapia intensiva asegura la curación de un cuadro clínico de COVID-19 y el verdadero desafío está en que, teniendo la posibilidad de la prevención, nadie necesite ingresar a una”.

Firmaron el comunicado las siguientes autoridades: Ministra de Salud, Andrea Peve; Subsecretario de Salud, Alejandro Ramella; Jefa de Zona Sanitaria Metropolitana, Alejandra Espinosa; Jefe de Zona Sanitaria I, Néstor Miranda; Jefe de Zona Sanitaria II, Carlos Quarin; Jefa de Zona Sanitaria III, Georgina Terranova; Jefe de Zona Sanitaria IV, Néstor Sáenz; Jefe de Zona Sanitaria V, Jorge Conti Tagnali; Director Hospital Provincial Neuquén, Adrián Lammel; Director Hospital Horacio Heller, Víctor Nolli; Directora Hospital Bouquet Roldán, Fabiola Rodríguez; SIEN, Luciana Obregón; CEMIC/Clínica Chapelco, Rodrigo Rabufetti / Mariana Córdoba; Policlínico Neuquén, Humberto Lorandi; Clínica de Imágenes, Alejandro Schroeder; Clínica Pasteur, Víctor Pélaez; Clínica San Agustín, Jorge Ferrari y Clínica San Lucas, Andrés Gallardo.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here