Clases, abrazos simbólicos y protesta de padres en Olivos

Hay un clima de especial tensión en el que se entremezclan los cortocircuitos entre el Gobierno Nacional y porteño, un paro de docentes porteños

Un grupo de alumnas ingresa a un establecimiento educativo de esta capital Foto NA: Mariano Sánchez



BUENOS AIRES  (NA) — Numerosos colegios de la Ciudad de Buenos Aires continúan este lunes con las clases presenciales en un clima de especial tensión en el que se entremezclan los cortocircuitos entre el Gobierno Nacional y porteño, un paro de docentes porteños que no avalan continuar con el dictado de clases presenciales y distintas manifestaciones de padres tanto a favor como en contra de la decisión del Gobierno de la Ciudad.

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, señaló que “la gran mayoría de los colegios han abierto”.

“Hoy es un día muy dispar, pero con la certeza de que las escuelas van a abrir y de que mañana todos los chicos van a estar en las aulas”, indicó, a la vez que dijo: “En el último mes, solo tuvimos una tasa de contagio de 0,69%. Es decir que menos del 1% que fue a la escuela tuvo Covid-19”.

Acuña manifestó además que “trabajar con chicos no es una actividad de riesgo” y expresó: “Las curva de contagios en la Ciudad se disparó un mes después del comienzo de clases. No está relacionado con la presencialidad en las escuelas”.

Asimismo, en paralelo, padres del Conurbano realizan un “abrazo simbólico” en contra de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional, luego acatadas por la Provincia de Buenos Aires, que suspenden las clases presenciales y su suma una manifestación de padres en la Quinta de Olivos.

En la Quinta de Olivos, numerosos niños y padres se congregaron para pedir que continúen las clases presenciales con cacerolas y banderas en contra del Gobierno Nacional.

Manifestaciones similares se realizan en Pilar, en el kilómetro 46 de la Panamericana, y otros puntos de la Provincia de Buenos Aires.

“Mucha tristeza por la impunidad de este Gobierno. Nos quiere muertos porque no nos da vacunas, y nos quiere brutos para poder seducirnos y que seamos todos empleados del Gobierno”, indicaba una madre que se manifestaba en Pilar.

También se realiza un paro docente de 24 horas en el que se encolumnaron distintos gremios porteños pero del que todavía no se tienen números precisos respecto a su adhesión.

El ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria, pidió este lunes por la mañana que la Corte Suprema de Justicia intervenga en esta cuestión para llegar a una solución rápida del problema que se desató luego de que la Justicia porteña diera lugar a un amparo y resolviera continuar con las clases presenciales en la Ciudad, medida que Horacio Rodríguez Larreta decidió acatar.

En tanto, la Corte Suprema decidió enviar la demanda de la Ciudad al Gobierno Nacional para que conteste en un plazo breve, en tanto que el máximo tribunal se reunirá mañana y se estima que podría resolver algo en torno a la cuestión recién el jueves.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here