Las empanadas, el vaso de agua de Felipe y los sandwiches de Gaido

El diputado Mariano Mansilla se refirió a las empanadas. A continuación, el texto por él redactado.

El diputado Mariano Masilla le respondió a Lagunas Foto gentileza ED



“No quiero dejar de contestar la humorada de Angelica Lagunas sobre las empanadas en la negociación que se desarrolla en el ámbito del Ministerio Público Fiscal.

Primero decir que es falso, en un cuarto intermedio de la negociación algunos representantes de los autoconvocados me dicen que les solicite al Fiscal algunas empanadas, o alguna pizza, ya qué llevaban seis horas esperando. Se lo comenté a José Geréz y rápidamente les encargó algunas pizzas y gaseosas.  Ellos pueden dar fe que las ingirieron sin mi presencia.

Es decir que nunca pedí para mí ninguna empanada. La comida en las negociaciones salariales ha dado muchas anécdotas. En 1997,  como joven abogado de ATE acompañé a Julio Fuentes y otros compañeros a una reunión con Felipe Sapag, en ese entonces Gobernador. Antes de ingresar Julio nos dijo, “no acepten cafe,  ni nada, porque a Felipe le gusta hacer pasar de largo a sus interlocutores.  El mozo pregunta primero a los invitados que van a tomar y luego de que piden, él dice, agua nada más, no tomo nada mientras trabajo”.

En efecto, al comenzar la reunión Felipe llamó al mozo, y cuando me tocó el turno (siguiendo las instrucciones de Julio) dije, un vaso de agua nada más. Y Felipe para redoblar la apuesta dijo, “yo nada, gracias, ni agua tomo mientras trabajo”.

Pienso que hay que estar dispuesto a aprender, aún de un adversario circunstancial.

Una década después, en un conflicto de los maestros neuquinos con el gobierno provincial, acompañé también como abogado a Marcelo Guagliardo y la conducción de ATEN. Llevábamos  también más de cinco horas de discusión salarial y en un cuarto intermedio llega, a la oficina donde estaba la representación gremial, un paquete con sándwichs y algunas gaseosas. Marcelo no estaba en la oficina en ese momento, pero como todos lo conocemos nadie tocó la comida hasta que volvió. Cuando llegó le contamos  y dijo “llévenselo de vuelta al Ministro (Mariano Gaido) díganle que le agradecemos el gesto, pero nuestra función no nos permite aceptar nada y en todo caso nuestros compañeros no proveerán algo si esto se estira”.

Segunda lección: De los propios también se aprende.

Los y las diputadas del Frente de Todos estamos aportando nuestra presencia y compromiso para que se solucione el conflicto de las y los rrbajadores de Salud con diálogo, desde una clara posición de apoyo al reclamo. Cuidamos de no politizarlo, ni sacar rédito en un tema delicado que requiere el aporte de todos y todas.

Ojalá Angelica Laguna piense que de esto también puede aprender, a no bastardear con mentiras y cuestiones gastronómicas tan triviales , en medio de un tema tan serio como la pandemia y del conflicto laboral”.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here