No necesito deconstruirme

Opinión por la abogada y concejal Nadia Márquez.

Archivo una madre feliz junto a su hijo en una marcha Foto NA



Nadia Márquez – Abogada y concejal de Democracia Cristiana nadiajudithmarquez@gmail.com

.

La naturaleza  misma habla por nosotras. Somos fuertes, capaces, resistentes y resilientes. Poco y nada nos frena. Somos fuertes para amar y ser amadas; creamos, inventamos, producimos, cambiamos y transformamos.

La maternidad no es un obstáculo para nosotras, sino una forma más de extendernos y dejar nuestro legado en la tierra.

El hombre no es nuestro enemigo, no peleamos contra él, no son nuestra vara para medirnos. Son, como nosotras, parte de esta bella creación que es la vida humana.

El trabajo, en casa o fuera de ella, es la herramienta para transformar nuestra sociedad. Algunas preferimos trabajar fuera de casa, y otras amamos los quehaceres del hogar, y otras, no nos gusta tanto; pero cualquiera sea el caso, somos mujeres fuertes y amamos nuestro hogar.

No somos desiguales por haber sido concebidas como mujeres. No somos menos. Somos iguales en dignidad, y cada una de nosotras con sus capacidades, gustos y habilidades, pero sin lugar a dudas, mujeres.

Mujeres que somos capaces de resistir, de aprender a amar y ser amadas, mujeres que sabemos que la violencia no es amor, que la desacreditación no es amor, y que el destrato no es amor. Mujeres que dejamos un legado a nuestros hijos (quienes tenemos) para que ellos se desarrollen en familias sanas y fuertes.

Hoy pueden decirnos feliz día de la mujer ¡Por supuesto! No nos ofendemos, porque sabemos que cada día nos celebran. A todas las mujeres en su día, ¡Feliz día de la Mujer!



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here