El aborto puede derivar en tráfico de órganos

El diputado Francisco Sánchez lanzó la señal de alarma y adelantó que presentará un proyecto para evitar una “industria del asesinato”.

Francisco Sánchez Foto Prensa Sánchez ED



NEUQUÉN (ED). — ¿Puede el aborto recientemente despenalizado convertirse en la puerta de ingreso a una presunta “legalización” del tráfico de órganos? Para el diputado nacional neuquino Francisco Sánchez, la respuesta es sí. Tanto que alertó sobre lo que considera la posible aparición de una “industria del asesinato” en nuestro país.

El legislador del PRO plasmará sus preocupaciones en un proyecto de ley que presentará a principios de la semana que viene, para endurecer las penas por el delito de tráfico de órganos cuando se trate de “tejidos de seres humanos asesinados en el vientre materno”.

Sánchez explicó que la Ley 22447 contempla penas pero sin mencionar taxativamente el uso de órganos de personas abortadas y su propuesta radicará en duplica el castigo.

Señaló que esa ley penaliza a quienes ofrezcan beneficios a un posible dador de órganos, al que los reciba para sí o para terceros, y al que lucre con esa aberración. Sánchez busca que cuando se trate de órganos de personas por nacer fallecidas por un aborto inducido, el mínimo de la pena de prisión se eleve a cuatro años y el máximo a ocho años, además de la correspondiente inhabilitación.

Sobre el proyecto el diputado de Neuquén expresó: “Sabemos de la existencia de denuncias sobre tráfico y comercio de órganos de seres humanos abortado, asesinados en los vientres maternos, en otros puntos del planeta”, y agregó: “Luego de que se aprobara el aborto, surgió la suspicacia de que podría crease una industria del tráfico alrededor del aborto ¿Y por qué no pensar en gente que encuentre ahí una forma de hacer negocios?”.

“Esto no es apocalíptico ni de cine de ficción. A la luz de la situación mundial no es descabellado empezar a pensar en que la maldad no tiene límites”, sostuvo.

Sánchez además sostuvo que no se trata de un tema menor el que se plantea, “de hecho algunas funcionarias públicas de nuestro país, como la abogada e investigadora del CONICET Eleonora Lamm, quien revista en la Dirección de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Mendoza, ya ha expresado recientemente en un artículo titulado ‘El uso de tejidos de fetos abortados como otro argumento a favor de la legalización del aborto’ que el uso de tejidos fetales para la investigación médica y para tratar enfermedades y lesiones es cada vez más promisorio”.

Y ella misma añadió que varios de los destinos que se le darían a los fetos serían vacunas, investigación animal humanizada (hacer crecer órganos fetales en animales para ser trasplantados en el futuro) e investigación y trasplante de células madre, señaló el diputado.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here