Ramón y Darío se miran con desconfianza

Los antecedentes cercanos y los comicios por venir desnudan movimientos incipientes. El secretario de Energía busca marcarle la cancha.

Reunión por el tren transandino en Plottier Foto Prensa Rioseco ED



NEUQUÉN (ED). — Las recientes visitas del secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, ya generaban comentarios en el mundillo del PJ-K neuquino. Algunos lo interpretaban como un eventual coqueteo, otros como simple gestión y los más suspicaces como una marcada de cancha.

Ahora la foto que circuló tras la segunda reunión por el Tren Trasandino, en Plottier, reforzó el postulado de estos últimos. “La cara de Ramón lo dice todo” “¡Cómo será que hasta se le nota el fastidio debajo del barbijo!”, hizo ver un ex diputado, sobreviviente de varias internas.

Ramón es Rioseco, hermano y jefe del intendente de Cutral Co, José, y ocasional socio estratégico de Oscar Parrilli. Este logró que la mismísima CFK le diera la orden de que Darío depusiera sus intenciones de ser candidato a gobernador, lista que terminó encabezando Ramón. Al poco tiempo, Darío -que ya era diputado nacional- intentó calzarse la casaca de candidato a senador, pero la DT la tenía reservada para Parrilli. Así que Darío de nuevo al banco.

Martínez agachó la cabeza y fue, una vez más, como diputado. Sabía que había hecho méritos suficientes para el reconocimiento que acababan de negarle, a punto tal que era el denunciante Macri, entonces presidente, en el caso de los Panamá Papers.

También le había ganado un mano a mano a Ramón. Fue en las elecciones de 2017 cuando resultó tercero y accedió a la Cámara Baja del Congreso de la Nación, detrás de David Schlereth (Cambiemos) y de Alma “Chani” Sapag (MPN). Esa vez Ramón quedó cuarto y afuera.

Aún así, dos años más tarde los conductores del Instituto Patria le bajaron el pulgar y ni siquiera le dieron la oportunidad de convocar a una interna para decidir la candidatura a gobernador. Ahora Darío está bajo el ala protectora de Alberto y cree tener el guiño de CFK (más allá de las mezquindades de Parrilli).

Está convencido de que será el candidato a gobernador en 2023 y eso explicaría la aparente marca pegajosa que ejerce sobre Ramón, eterno candidato a todo. Tal es así que ya se especula con que este año intentaría encabezar la lista de postulantes a diputados nacionales (en octubre, la provincia renueva tres bancas).

Dicen que el ex diputado provincial Pablo Todero -hoy jefe regional de la ANSES y eterno ladero de Darío- es uno de los que vienen observando y estudiando cada una de las movidas de Ramón, experto ajedrecista y cultor del pragmatismo extremo. Por lo pronto, aquello de la reunión por el Tren Transandino en Plottier no fue más que eso: una reunión (aunque cargada de frases inspiradoras).



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here