Una política neuquina con proyección nacional

Nadia Márquez ha ganado protagonismo frente a las oscilaciones de otros dirigentes. El sobichismo pesca en aguas agitadas

Nadia Márquez junto a Jorge Sobisch Foto ED



NEUQUÉN (ED) — La elogiosa mención que el periodista Jorge Lanata hizo de la concejal neuquina Nadia Márquez no hace más que confirmar el posicionamiento incipiente de la Democracia Cristiana -partido que conduce el ex gobernador Jorge Sobisch- en la centro derecha local.

Márquez desde el Concejo y el diputado Carlos Coggiola desde la Legislatura le han dado a esa fuerza política una visibilidad que para muchos era impensada, más allá del propio Sobisch, cuyo apellido no necesita de introducciones.

Con posiciones claras contra la despenalización del aborto y con cuestionamientos hacia la vacuna -siempre en tono empatico- Márquez ha sabido canalizar el sentir de un sector de la población, cuyos pareceres comparte. La concejala representa, además, a un sector de la comunidad evangélica.

Esto más la lógica terrenal de los proyectos de Coggiola le han dado al sobichismo un protagonismo de cara al año electoral que se viene, con la salvedad de que no ha sido nada sencillo construir en estos tiempos de pandemia.

En 2021 se renuevan nueve bancas en el Concejo y tres en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación, una de ellas la de David Schlereth (PRO) y las otras dos del MPN y del Frente de Todos.

Aún no se insinúa si Schelreth intentará la renovación en medio de lo amparentemente impredecible de un sector que luce disgregado, y que al parecer aún no ha logrado reagruparse tras la partida del ex intendente Horacio “Pechi” Quiroga.

Todavía es prematuro hablar de potables o de posibles candidaturas. Pero se advierte que Juntos por el Cambio, NCN, la UCR y el PRO no tiran juntos en el Deliberante. De hecho no es fácil conseguir fotos de Marcelo Bermúdez con sus otrora laderos José Luis Artaza y Guillermo Monzani, por citar sólo a los de mayor renombre.

En el bloque legislativo del macrismo local hay proyectos en conjunto, pero no es fácil advertir un liderazgo nítido, quizá porque no lo hay más allá de lo estrictamente administrativo.

También hay ausencias a la que ya se han acostumbrado. Yenny Fonfach recaló en CALF y a Laura Plaza se le perdió rastro. Mientras que Juan Monteiro amarró en Cordineu, Paseo de la Costa.

En esas aguas, agitadas para algunos, sacan provecho quienes saben pescar. Márquez recién transita por sus primeros pasos en esto, pero tiene un guía que sabe muy bien cómo hacerlo.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here