Las tomas generaron un complejo de identidad K

Los desalojos en provincia de Buenos Aires y en Roca contrastan con el respaldo a usurpadores, acá en Neuquén

Toma de Villa LA Angostura Foto gentileza ED



NEUQUÉN (ED) — La problemática de las tomas de tierras públicas y privadas que se expande cual pandemia por distintas regiones del país, parece haber desnudado un complejo de identidad. No en el Frente de Todos como movimiento de vertientes sino, lo que es más notorio aún, en su propio núcleo duro.

Es que así como Axel Kicillof justificó el desalojo en la localidad bonaerense de Guernica y los Soria (María Emilia y Martín) tuvieron su episodio en Roca, los diputados provinciales del kirchnerismo neuquino salieron a respaldar a quienes usurparon lotes en Villa La Angostura, y hasta presentaron un proyecto para apoyar sus reclamos de viviendas.

La dicotomía quizá podría explicarse en el simple hecho de que unos son gobierno en sus respectivos distritos, y en cambio los legisladores son oposición en el suyo. Pero aún así no es menor el hecho de que la presentación del proyecto, acá en Neuquén, fue encabezada por Lorena Parrilli, hija de Oscar uno de los incondicionales de la ex presidenta CFK, tal vez el más.

El apoyo en los ámbitos institucionales destiló, además, cierta cuota de improvisación política, si lo que buscaba (o busca) es capitalizar el reclamo. No sólo porque -a diferencia del espacio K- la Izquierda acompaña desde las bancas y el terreno, sino también porque se pronunciaron en un momento incómodo para la gestión que conduce el presidente Alberto Fernández.

Si se tiene en cuenta que Balcarce 50 venía de recibir los azotes discursivos de una derecha que expuso a la crisis familiar de los Etchevehere como un supuesto “ataque a la propiedad privada”, el pronunciamiento del kirchnerismo neuquino en favor de los usurpadores angosturenses fue, como mínimo, inoportuno. Y, como tal, quedó expuesto a la crítica fácil de los sectores que se activan por Whatsapp (y que venían con el impulso de Entre Ríos).

El desalojo en Roca tuvo incidentes y detenciones. Y la respuesta del Partido Obrero de Río Negro no sólo fue de manual (repudio), sino también de contexto: “El brutal desalojo de la toma de Guernica (Bs.As.) días pasados, con la venia del gobierno nacional, fue la voz de mando necesaria para que el gobierno provincial de JSRN y el gobierno municipal del Frente de Todos resolviesen ir a fondo contra el Barrio La Esperanza, utilizando la represión como única respuesta al reclamo de un lugar donde vivir de decenas de familias pauperizadas, muchas de las cuales perdieron el trabajo durante la pandemia”.

El Frente de Izquierda -provincial y nacional- también hizo escuchar su rezongo, y en offside quedó el kirchnerismo neuquino luego de haberse colocado a sí mismo en un lugar, que puede volverse incómodo cuando las circunstancias invitan a amoldar convicciones. Como dicen los abuelos, quedaron para el cachetazo (por derecha y por izquierda)

Mónica y Marcelo intentan llevarse sus pertenencias luego del desalojo por parte de la policía bonaerense en la localidad de Guernica. Foto NA: Marino Sánchez


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here