Bolsonaro recibió a Scioli

El presidente de Brasil le dijo al embajador argentino que, "de corazón, quiere lo mejor para Argentina", y que "ambos países van a trabajar juntos".

El embajador argentino ante Brasil, Daniel Scioli, juega una partida de ajedrez con el presidente Jair Bolsonaro, luego de presentar sus cartas credenciales en el palacio de Planalto. Foto NA: Marcos Correa/PR



BUENOS AIRES (NA) — El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, recibió hoy al embajador argentino Daniel Scioli, quien le entregó sus cartas credenciales y un mensaje del mandatario Alberto Fernández sobre su voluntad de “trabajar juntos”.

El encuentro tuvo lugar en Brasilia, en el Palacio de Planalto, donde se oficializó el inicio de la misión de Scioli en el país vecino, en momentos en que se proyecta un primer encuentro entre Fernández y Bolsonaro antes de fin de año.

El presidente de Brasil le dijo al embajador argentino que, “de corazón, quiere lo mejor para Argentina”, y que “ambos países van a trabajar juntos”.

Durante la reunión, que se prolongó por casi una hora, se abordaron también los temas prioritarios de la agenda bilateral, centrados en el comercio entre ambos países y el rol estratégico que la relación entre Argentina y Brasil tiene para el Mercosur.

Del encuentro participaron, además, el jefe de Cancillería de la Embajada Argentina, Pablo De Ángelis; el canciller brasileño, Ernesto Araujo, y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Flavio Viana Rocha.

Scioli almorzará el viernes con Araujo, con quien mantendrá línea directa para destrabar los temas pendientes de la agenda bilateral.

Luego se reunirá con el resto de los miembros del gabinete de Bolsonaro, entre ellos, la ministra de Agricultura, Tereza Cristina, con quien se abordará la agenda agroalimentaria, que hoy es prioritaria para el canciller Felipe Solá y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Tras la entrega de las cartas credenciales, Scioli comenzará oficialmente su misión en Brasil, aunque los contactos con dirigentes y políticos del país vecino ya habían iniciado.

Días atrás, antes de partir definitivamente a encabezar la Embajada, el ex gobernador de Buenos Aires se reunió con el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos.La declinación de los cuatro cordobeses, que a priori el oficialismo contaba como votos para su causa, complicó aún más el panorama y derrumbó cualquier atisbo de optimismo.

Córdoba ha sido en las últimas dos elecciones presidenciales un bastión de Mauricio Macri pese a que a nivel provincial no logra hacer pie con un gobernador propio.

El fuerte componente opositor de la provincia se hizo sentir en las calles y ejerció presión sobre Schiaretti, quien tiene la última palabra sobre las decisiones del bloque Córdoba Federal de cuatro legisladores.

Schiaretti se mueve por momentos como un aliado de Alberto Fernández pero con la suficiente muñeca política para no dar un salto al vacío hacia el Frente de Todos, a sabiendas de que su electorado mira de reojo al kirchnerismo.

Esa autonomía le permite ahora soltarle la mano al oficialismo, que necesita imperiosamente pescar votos en bloques opositores “aliados” para torcer el escenario adverso que enfrenta.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here