El ahorro de la deuda

Opinión por Fernando Marengo – Economista Jefe de Arriazu Macroanalistas. @fmarengo.

El ministro de economia, Martin Guzman. -archivo- Foto NA



BUENOS AIRES — La Argentina anunció un acuerdo con un grupo de acreedores institucionales para reestructurar la deuda emitida bajo legislación extranjera.

Este acuerdo, sumado a la aceptación en torno al 35 por ciento por parte de acreedores minoristas a la propuesta presentada ante la SEC en julio, permitiría reestructurar el 100 por ciento de esta deuda, eliminando la posibilidad de tener que volver a lidiar con los tristemente famosos holdouts.

Suponiendo un trato igualitario para la deuda en dólares legislación nacional, el Estado nacional se ahorraría el pago de unos 9 mil millones de dólares hasta 2048.

El ahorro es de casi u$s 60.000 millones hasta 2027, mientras que a partir de entonces la carga por servicios de la deuda crece en 50 mil millones de dólares respecto de la situación previa al canje.

Hasta el fin del mandato del actual gobierno el ahorro asciende a 47.000 millones de dólares.

Con la reestructuración el país ganó tiempo. Para capitalizar el horizonte despejado de pagos de servicios de deuda es fundamental tener un programa claro de cual es norte perseguido y que todas las medidas que se tomen día a día sean consistentes con el mismo.

El manejo de la pandemia dejó al descubierto que el paso del tiempo como única estrategia, sin un programa, no resuelve los problemas.

De corto plazo el país enfrenta el desafío de administrar la expansión monetaria producto de la fuerte expansión fiscal para contener la situación sanitaria y social como así también del sector productivo de la economía. Al mismo tiempo de reducir el elevado déficit fiscal con el que se terminaría el corriente año dado el contexto de la pandemia.

De mediano plazo, la única solución a los problemas estructurales del país es el crecimiento sostenido, para lo cual la económica demanda imperiosamente encarar de una vez por todas las necesarias reformas estructurales.

Si entendemos y estamos dispuestos a encarar los desafíos tanto de corto como de largo plazo, el siguiente paso es lograr un acuerdo con el Fondo Monetaria Internacional, dado que estos serian los requerimientos del organismo internacional de crédito para un nuevo acuerdo.

¿Que lograría el país con un acuerdo? Primero reprogramar los abultados vencimientos de deuda de los años 2022 y 2023 con el organismo.

En segundo lugar, lograr financiamiento vía desembolsos que permitan garantizar, aunque sea parte del declinante desequilibrio -cabe mencionar que sin este financiamiento el ajuste fiscal deberá ser más profundo y rápido- e incluso quizás para fortalecer el nivel de reservas del BCRA.

Finalmente, y quizás lo mas importante, que el acuerdo sirva como una hoja de ruta para intentar revertir las malas expectativas tanto de propios como de extraños.

Resulta importante entender que el acuerdo con los acreedores resulta fundamental para comenzar a recorrer un largo camino, pero que por sí solo no lograra revertir el deterioro secular que enfrenta la economía nacional.

La única salida a los flagelos que enfrenta el país es el crecimiento sostenido, para lo cual el financiamiento tanto externo como local se debe destinar a la inversión privada. De no lograrlo resultara imposible revertir esta dinámica.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here