Argentina y el fantasma de la hiperinflación

El economista y académico Daniel Heymann sostuvo que el país "está muy lejos" de la posibilidad de tener una disparada de precios. Aseguró que acuerdo por la deuda "hace la diferencia" porque "disipa la incertidumbre".

Faltante de algunos productos en góndolas Foto archivo NA: Marcelo Capece



BUENOS AIRES (NA) — El economista y académico Daniel Heymann dijo hoy que la Argentina “está muy lejos” de la posibilidad de tener una disparada de precios o una hiperinflación tras la pandemia y señaló que un acuerdo para la reestructuración de la deuda “ayudaría mucho en el corto plazo”.

El especialista afirmó que lo que se está viviendo es la sumatoria de tres crisis: el estancamiento que viene desde 2011 con un alto endeudamiento en el exterior; el cierre del financiamiento externo con una recesión que comenzó en 2018; y ahora el impacto del coronavirus.

En esta coyuntura, “todo el mundo” hace política fiscal expansiva para compensar al sector privado, para compensar en parte la perdida de ingresos de sectores de la sociedad, para mantener abierta la mayor cantidad de empresas posible y aún así la recesión es muy fuerte.

“Nosotros enfrentamos el problema con restricción de financiamiento por la crisis de deuda. Entonces, a la pregunta ¿gastamos mucho? El déficit fiscal de Estados Unidos este año será del 17% del PBI y el de Gran Bretaña, 15% del PBI. Argentina no tiene financiamiento para eso”, dijo Heymann. 

En declaraciones radiales, señaló que entonces a la Argentina no le queda alternativa que “el financiamiento de emergencia” que incluye en particular la emisión monetaria: “¿Se puede hacer algún tipo de salvataje a la economía real en la Argentina sin emitir dinero? Yo diría que no”.

Asimismo, aseguró que “no hay una relación directa, inmediata y proporcional entre el dinero y los precios. Los precios se determinan de una manera que tiene referencia al nivel de demanda, de costos, a las expectativas, etcétera. La moneda sí influye a través de la demanda y en la Argentina a través del mercado de cambios”.

El economista también indicó que es natural en economías más estables que la gente se refugie en tenencia de activos líquidos por motivos precautorios, por lo que eso hace que crezca la demanda de dinero no para gastar sino para tener en reserva ante la emergencia, incluso eso se acentúa en una situación totalmente anormal como la actual, en la que hay actividades que cierran.

“En el caso de la Argentina, la demanda de dinero sigue frágil. Pero el fenómeno del aumento de la demanda se ha dado. Hay mucho dinero en circulación, pero no sale al mercado, se queda guardado. Por ello, ha sido posible emitir para abastecer la demanda sin que eso derivara en una mayor inflación”, remarcó.

Heymann, que asesora al Gobierno, dijo que “hay que tener bastante cuidado” al vaticinar una alta inflación o hiperinflación como la ocurrida a fines de los años 80, porque la Argentina “está muy lejos de eso”.

El economista dijo que un arreglo sostenible de la deuda “hace la diferencia” porque “disipa la incertidumbre” en la Argentina, dado que macroeconómicamente es uno de los temas principales que tiene. 



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here