Bullrich habló de los enemigos imaginarios del gobierno

“De mi parte no existe ni existió nunca el odio hacia usted ni hacia su espacio político", publicó la presidenta de PRO, en un mensaje dirigido al presidente Alberto Fernández.

Patricia Bullrich Foto archivo NA: José Scalzo



BUENOS AIRES (NA) — La presidenta de PRO, Patricia Bullrich, afirmó hoy que de su parte “no existe ni existió nunca el odio hacia” el presidente Alberto Fernández “ni hacia su espacio político”, y le pidió al jefe de Estado “admitir su error” por la referencia a los “odiadores seriales” en su discurso del pasado 9 de Julio.

“Le escribo estas líneas para expresarle de manera clara y contundente, Presidente, que de mi parte no existe ni existió nunca el odio hacia usted ni hacia su espacio político”, publicó Bullrich en sus redes sociales, junto a un video en el que lee una carta abierta dirigida a Fernández.

En el escrito, titulado “Que el odio no sea un nuevo enemigo imaginario”, la ex ministra de Seguridad resaltó: “Sepa que el hecho de que nuestra Nación se cimente sobre pilares diferentes, elegir otro camino y otro modo para llegar al objetivo de tener una Patria libre, grande y de trabajo, no me convierte a mí ni a quienes represento en una odiadora serial”.

“Entiendo que el espacio que usted representa ha construido enemigos imaginarios a lo largo de sus tres gobiernos anteriores; creo que en este cuarto período usted tiene la posibilidad histórica de no cometer los mismos errores, recreando falsos dilemas abstractos que profundizan una hegemonía absurda que sólo termina dañando a la sociedad toda”, manifestó Bullrich.

En ese marco, afirmó que “cuando se es Presidente hay que tener extremo cuidado con las palabras que se eligen para hacer referencia a los opositores porque es muy corta la distancia entre el verbo y la acción”.

En otro tramo de la carta, Bullrich solicitó al Presidente que “antes de sugerir, señalar o apuntar a alguien como propagador del odio, lo piense dos veces”.

“Es peligroso promover u otorgar esa licencia desde la cúspide del poder en momentos en que el país necesita más convergencia que nunca. El odio también es contagioso. No confunda unidad con unanimidad ni su misión con sumisión”, apuntó.

Además, consideró que “el discurso del odio nos hunde más en la grieta” de la que el Presidente “propuso sacar al país”, y amplió: “Aún está a tiempo de retractarse. Admitir su error lejos estaría de interpretarse como una debilidad; si vale mi opinión, sería un gesto de grandeza hacia toda la sociedad.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here