Los bonistas quieren más deuda y menos cupones

Advierten que las negociaciones están afectadas "por un tema más político que económico, y diferencias legales”.

Archivo - Martín Guzmán Foto: NA Marcelo Capece



BUENOS AIRES (NA) — El economista Gabriel Caamaño advirtió que las negociaciones entre el gobierno y los bonistas están afectadas “por un tema más político que económico, y diferencias legales”, aunque consideró “posible” alcanzar un acuerdo.

Caamaño, director de la consultora Ledesma, dijo que la situación “sigue siendo favorable” para el país y sostuvo que las negociaciones “ya están en un lugar en el que Argentina está en condiciones de cerrarla, con quitas que al país le dan oxígeno durante toda la vida útil de pago de los bonos”.

“La traba en las negociaciones es más política que económica, pero todo hace pensar que el acuerdo es posible y será bueno para la Argentina”, dijo Caamaño en declaraciones a NA.

Consideró que las diferencias en las negociaciones “no son tan grandes, la discusión pasa en cómo llega cada uno de las partes a un punto de encuentro, y después discutir las otras cosas que quedan”.

Dijo que hay “diferencias en las cláusulas de aceptación colectivas legales, que no son menores, y en cómo acomodar las adhesiones de las distintas serie de bonos”.

Explicó que en la primera oferta la Argentina “tomó una posición que podría interpretarse como ventajosa y ahora a Economía le salió el tiro por la culata, porque los bonistas quieren imponer cláusulas más duras”, como las del canje del 2005.

“La Argentina propuso promediar la adhesión de los distintos tipos de bonos para llegar mejor a los porcentajes de adhesión de cada título, pero ahora los bonistas, que en principio lo aceptaron, para llegar a un acuerdo presionan con cláusulas más exigentes para obtener el acuerdo económico que les convenga”, señaló.

El prospecto original propone cláusulas de aceptación más exigentes para los bonos emitidos durante el anterior gobierno, que los que tenían los de canje interiores, pero en las negociaciones los acreedores quieren que estas se extiendan a todos los bonos.

“Forzar las negociaciones de las cláusulas de acción colectiva a favor de la Argentina no gustó nada a los bonistas, que ahora quieren incluir en las más duras a los bonos del 2005”, dijo Caamaño.

Sostuvo que “las diferencias por el valor presente de los bonos se achicó mucho, pero también está la discusión legal de los prospectos de los nuevos bonos”.

El economista señaló que los bonistas “quieren que una parte de los intereses corridos se pague ´cash´, mientras el gobierno lo quiere hacer con un bono adicional o apostar a un endulzante como el cupón ligado a las exportaciones”.

“Ahora los bonistas quieren más deuda y menos cupones”, dijo Caamaño.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here