La intervención que sí hace falta

Opinión por Alejandro Ginevra - presidente de la Cámara de Servicios Inmobiliarios. @ale_ginevra.




Cualquier referente del sector inmobiliario que se consulte puede trazar el mismo diagnóstico: jamás hemos vivido una crisis semejante. No importa si se trata de un operador con pocos años en la actividad o de un empresario de dilatada trayectoria.

Más que nunca debemos resignificar la vieja enseñanza que plantea ´mal de muchos, consuelo de tontos´. Más todavía porque este mal es de todos. Y nuestro sector ha demostrado a lo largo de esta crisis que no se consuela, ni mucho menos se resigna.

Frente a este panorama de caída a pique de las operaciones que pone en riesgo a gran parte de las empresas de servicios inmobiliarios -el último observatorio realizado por nuestra cámara (CAMESI) advierte que la mayoría de los consultados avizora un horizonte de continuidad que no supera un par de meses-, hemos tratado de adaptarnos a las circunstancias que la coyuntura impone.

Teniendo siempre como prioridad la salud, pero apostando a la creatividad y a las herramientas que nos brinda la tecnología para enfrentar este contexto. El leve repunte experimentado en las operaciones durante las últimas semanas es prueba de ese afán de búsqueda y esfuerzos. Pero como dirigentes debemos pensar no solo el ‘aquí y el ahora’ sino en el día después.

Y somos conscientes de que por muchos que sean nuestros esfuerzos y total la unión que logremos en nuestro sector, eso solo no será suficiente. El rol del Estado, también en nuestra actividad, es imprescindible.

En principio, y fundamentalmente, para achicar los márgenes de incertidumbre con los que hoy nos manejamos, que no nos permiten planificar lo mínimo en el plano inmediato.

Estamos convencidos de que nuestro sector será clave en el proceso de reactivación de la actividad económica que será necesaria, como también lo fue tras la crisis del 2001 donde el mercado inmobiliario, a través del desarrollo y comercialización, resultaron claves para la economía argentina.

Se hacen urgentes y necesarias políticas oficiales que permitan un estímulo inmediato, obviamente manteniendo el objetivo de priorizar la salud a la economía.

Concretamente se impone una amplia moratoria, el acceso a créditos blandos y una fuerte presencia y apoyo en lo económico, en lo financiero y en lo comercial.

A su vez profundizar los canales de diálogo entre el Estado y nuestro sector, poniendo sobre la mesa de trabajo aspectos tales como el sinceramiento de la actividad, una fuerte apuesta a las nuevas tecnologías, la capacitación constante y el trabajo conjunto.

En definitiva, un Estado aliado, que ponga a disposición de esta actividad y de todos los sectores de la economía, todas las herramientas de acompañamiento y apoyo concreto para poder volver a poner a la Argentina de pie. 

Esta es la intervención que sí hace falta.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here