Irigoyen: “Estamos siendo proactivos en encontrar una solución”

NEUQUÉN (ED) — Con gran sorpresa, los mineros de Andacollo recibieron hoy a Martín Irigoyen, presidente de Cormine, la empresa estatal neuquina que regula la actividad en la provincia, tras el complejo conflicto que atravesó el sector hasta hace una semana. Irigoyen se presentó a ejecutar una orden judicial de prevención de daños ambientales y materiales en el yacimiento, ya que todos los bienes y propiedades de la mina quedarán bajo custodia de Cormine.

Respecto al relevamiento, Irigoyen expresó que encontró todo en orden: “La gente de la Asociacion Obrera Minera Argentina (AOMA) ha estado cuidando las cosas desde que tomaron ellos el yacimiento por la protesta que llevaron a cabo. No hemos encontrado nada fuera de lugar, por el contrario, los delegados han colaborado mucho en la realización de esta medida. Así que tenemos una buena impresión de acá para adelante”.

Los mineros se mantuvieron en medidas de fuerza, con reclamos, cortes de ruta, acampe y 14 de mesas de mediación entre las partes durante varios meses, reclamando por sueldos que la empresa Trident Southern Explorations debía a 238 familias. Los representantes reclamaron en diversas ocasiones la irresponsabilidad de Irigoyen, quien se ausentó a gran parte de las negociaciones y no facilitó una solución para los trabajadores.

Al respecto, Irigoyen hoy expresó: “Los diarios han personalizado en mí la situación que les toca vivir, pero también espero ser parte de la solución de acá para adelante. La empresa Trident Southern Explorations estaba a cargo del proyecto, es quien ganó una licitación, los trabajadores que no cobraron su sueldo son empleados de esa empresa, no de Cormine. Entonces, la responsabilidad es de la empresa, no nuestra”.

Luego agregó que, por el contrario, “estamos hoy a través de una medida judicial solicitada por nosotros, retomando el control del proyecto para poder sacarlo adelante. Creo que estamos siendo proactivos en encontrar una solución a la cuestión”.

Paralelamente, a la noticia que trascendió sobre Trident, operando el yacimiento de oro y plata sin haber depositado nunca la garantía de un millón de dólares que demandaba el contrato que firmó en 2016 con Cormine, Irigoyen afirmó su veracidad, pero argumentó que no hubiera servido para solucionar el conflicto de los mineros:

“El contrato tiene una garantía que es de la empresa Trident Chile, esa garantía está. La otra garantía tiene que ver con los bienes del proyecto y hace a las deudas con Cormine, no con los empleados. La confusión es porque mucha gente piensa que si esa plata estuviera, se pudiera utilizar en sueldos. Pero la garantía no es en efectivo y además no se puede usar”, afirmó.

Como consecuencia del conflicto, el Estado provincial terminó afrontando los salarios debidos a los mineros, rescindiendo el contrato con la empresa Trident Southern Explorations y, Martín Irigoyen, con una denuncia penal formulada por un grupo de concejales de Andacollo.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here