Fernández criticó el “golpe de Estado” en Bolivia

El presidente electo también agradeció a López Obrador por darle asilo a Evo Morales.




BUENOS AIRES (NA) — El presidente electo, Alberto Fernández, insistió en que en Bolivia se consumó un “golpe de Estado”, y expresó su “gratitud eterna” hacia el jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por ofrecerle asilo político a Evo Morales, a familiares y funcionarios del MAS.

“No hay ningún ejército que haya liberado a un pueblo. Hay un golpe de Estado, para que nadie se confunda, para que hablemos claro y sin mentiras. Y para que después cada uno se haga cargo de lo que dice”, enfatizó el ex jefe de Gabinete, que participó de la presentación de un libro en el Centro Cultural de la Cooperación de la Ciudad de Buenos Aires.

Fernández aseguró que América Latina vive “un día aciago” porque “en Bolivia se interrumpió la democracia” y dijo que desconoce cómo terminará la “crisis social” en el vecino país.

“Las cosas se hicieron de tal modo que generaron una crisis social y un enfrentamiento tan grande que uno no sabe dónde termina”, alertó.

El presidente electo expresó que tiene una “gratitud eterna” para con el jefe de Estado mexicano, Andrés López Obrador, por facilitarle asilo a Evo Morales, y también destacó la asistencia ofrecida por los presidentes de Perú, Martín Vizcarra, y de Paraguay, Abdo Benítez, por “haber ido en socorro del agredido”, en referencia al saliente mandatario boliviano.

Con ellos tres, Fernández se comunicó telefónicamente en la noche del domingo para gestionar ayuda política, horas después de la renuncia del mandatario boliviano.

Al mandatario peruano le reconoció haber habilitado el espacio aéreo de su país para que un avión mexicano pudiera acercarse para recoger a Morales y a miembros de su grupo político, mientras que a Benítez le agradeció por ofrecer asilo, opción que finalmente no fue utilizada, ya que la alternativa que prevaleció fue la de México.

Además de comunicarse con los presidentes latinoamericanos, Fernández tomó contacto telefónico con el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, quien presentó su dimisión junto a la de Morales a raíz del ultimátum de las Fuerzas Armadas bolivianas.

Y según trascendió, en la noche del domingo mantuvo un segundo contacto con el presidente Mauricio Macri, esta vez para consultar sobre la situación de los bolivianos refugiados en la embajada argentina en Bolivia.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here