Reclamos, alianzas y aspiraciones en tiempos de campaña

Los espacios políticos de la ciudad buscan mejorar sus números. Mientras se abren algunos frentes, otros toman distancias. 




NEUQUÉN (ED) — Comenzaron a acomodarse las fichas del tablero electoral neuquino, pensado en las próximas elecciones municipales. Con las nacionales tan cerca, el ensayo local de septiembre será un trampolín de popularidad o una derrota de anonimato.

El candidato del MPN, Mariano Gaido, mejora en los números de la mano del espaldarazo provincial. La imagen positiva del gobernador Gutiérrez en su mejor momento, podría ser el trampolín que necesita la Provincia para recuperar el espacio en la ciudad.

Llamativamente el sector de UNE, liderado por Mariano Mansilla, un acérrimo opositor de otros tiempos al partido provincial, decidió sumarse al MPN con un frente en la ciudad para pelearle al quiroguismo.

Después de la recordada participación de Mansilla en la alianza multicolor del 2011 que enfrentó a Jorge Sapag, y la última experiencia electoral de la mano de Rioseco, muchos aún hoy, no dejan de sorprenderse por la noticia.

Desde algunos sectores criticaron la decisión de UNE, al advertir que podría impactar negativamente en el voto histórico del espacio y desembocar en una perdida de representatividad recordando la última experiencia de Libres del Sur, y la resignación de bancas en la legislatura.

La decisión de UNE abre el interrogante sobre que otros espacios políticos se sumarán.

Por otra parte, la ciudad amaneció este sábado con los carteles de Marcelo Zúñiga pintados de blanco, y desde el peronismo neuquino pusieron el grito en el cielo porque las publicidades, no llevaban más de 48 horas. Lejos de ser una campaña fugaz, los damnificados pidieron abrir el juego a la “pluralidad de ideas, que no siempre está vigente antes de los comicios”.

El peronismo desestimó un hecho vandálico dado que la modalidad se repitió en varios espacios que el partido intentó mostrar al concejal junto a la foto de Cristina Kirchner y una promesa de ciudad soñada.

Más bajo en los números, el partido de Jesús Escobar anunció que por cuestiones de ideología no compartirá espacio con la Democracia Cristiana de Jorge Sobisch, en una pelea pequeña, si quiere llegar con aspiraciones.

Mientras tanto, el quiroguismo, sin la protección o maldición de Cambiemos, pero con el caballo del comisario, mira la embestida y confía en la continuidad.

Reclamos, alianzas y aspiraciones en tiempos de campaña pensando en septiembre. Todavía habrá que pasar el invierno.




DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here