La desilusión dejó tocado al Barcelona

Messi se contagió de la imagen gris de su equipo. "Ahora mismo estamos tocados", reconocía tras el encuentro el técnico Ernesto Valverde.




MADRID — (AFP-NA) — Intratable en la escena doméstica, el Barcelona volvió a caer de la peor manera ante Liverpool en semifinales de la Champions, malgastando una ventaja de tres goles en un partido que deja tocado al equipo azulgrana y a varios de sus jugadores.

“Ahora mismo estamos tocados”, reconocía tras el encuentro el técnico Ernesto Valverde, tras caer eliminado con otra remontada imposible.

Si la derrota en Roma el pasado año en cuartos de final fue dolorosa, tras perder 3-0 después de acudir a la capital italiana con un 3-1 a favor, peor ha sido esta caída al perder 4-0 yendo a Anfield con un 3-0 de renta.

“Sonrojo”, “el mayor ridículo de la historia”, “fracaso histórico”, la prensa española no se anduvo con paños calientes este miércoles al titular lo ocurrido en Liverpool.

Aunque todavía con posibilidades de repetir doblete Liga- Copa, el Barça ve como se le escapa otro año más esa “linda copa” de Europa, que Leo Messi quería devolver al Camp Nou esta temporada, cuatro años después de su triunfo en 2015.

Messi soñaba con ganar su quinta Champions, pero parece que tendrá que esperar al próximo año, mientras esta derrota supone un tropiezo en su impecable carrera hacia el Balón de Oro esta temporada.

El mejor goleador de la Champions este años, se contagió de la imagen gris de su equipo y apenas apareció el martes en un partido, que deja muy señalado al brasileño Coutinho.

“Ya es habitual en los últimos meses que su aportación al equipo sea nula. Ayer no fue una excepción”, afirma el diario Marca.

Coutinho fue el reflejo de un equipo que pareció desconectarse en su gran cita de la temporada, víctima de errores de bultos como el del cuarto gol, en un saque de córner que pilló a todos los barcelonistas de espalda.

“En el cuarto gol parecíamos juveniles”, reconocía el delantero uruguayo Luis Suárez, antiguo jugador del Liverpool, que perdía perdón tras el encuentro.

El 3-0 de la ida había sido en cierta medida engañoso, ya que el Liverpool había dominado en muchas fases del partido, y en la vuelta, un equipo inglés con fe en sus posibilidades logró la hazaña sin que el técnico Ernesto Valverde diera con la tecla para parar el ciclón red.

El entrenador, aunque recién renovado, parece estar ahora en la cuerda floja, tras caer por segundo año de manera estrepitosa en el que era el gran objetivo del club azulgrana.

Aunque Valverde renovó recientemente con el club azulgrana, la debacle en Anfield podría pasarle factura y él mismo no se atrevía a hacer pronósticos sobre su futuro.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here