Vélez derrotó a Lanús y será rival de Boca

El local terminó con diez hombres por la expulsión de Lucas Robertone, a los 9 minutos del complemento.




BUENOS AIRES (NA) — Vélez Sarsfield ratificó su supremacía sobre Lanús, tras vencerlo esta vez por 2 a 0 y convertirse así en el rival de Boca en los cuartos de final de la Copa de la Superliga, al cabo de un aceptable encuentro disputado anoche, en el estadio “José Amalfitani”, por la revancha de los octavos de final.

Leandro Fernández, a los 12 minutos del primer tiempo, inauguró el marcador para el conjunto de Liniers, mientras que Agustín Bouzat, a los 45 del mismo período, le colocó cifras definitivas al marcador a favor de la formación de Gabriel Heinze.

El local terminó con diez hombres por la expulsión de Lucas Robertone, a los 9 minutos del complemento.

Tras un gran primer tiempo donde logró la diferencia, en el segundo el dueño de casa se dedicó a cuidar la misma ante un Lanús impotente a la hora de la definición.

Obligado por las circunstancias, el cuadro de Luis Zubeldía no tuvo otra alternativa que salir a atacar, esquema táctico que no suele utilizar con tanta vehemencia toda vez que se presenta como visitante.

Producto del inusual adelantamiento “Granate”, el astuto elenco de Heinze ensayó un perfecto contragolpe que se inició con un pelotazo desde larga distancia de Bouzat que recaló en Leandro Fernández, quien ante la salida de Matías Ibáñez definió con suma categoría por debajo del cuerpo del arquero del “Grana”.

Incentivado por su parcialidad y mediante una feroz presión, la formación de Liniers encontró en la segunda conquista la tranquilidad necesaria como para encarar el complemento algo más distendido.

Una excelente habilitación de Robertone derivó en un pase con ventaja a Bouzat, quien definió “picándola” con singular clase ante otra poco convincente salida del algo permeable arquero visitante.

Pese a que el complemento mostró a un Lanús decidido a vender cara su derrota, este equipo adoleció de una alarmante carencia de profundidad.

Ni siquiera el ingreso del uruguayo Ribas ni la infantil expulsión de Robertone que le privará jugar al menos el primer cotejo con Boca, resultaron suficientes espaldarazos como para achicar los guarismos.

Con el correr de los minutos, el “Fortín”, que había desplegado un buen fútbol en la primera mitad, se dedicó a defender sin rubores ni pruritos estéticos su pase a la siguiente instancia ante un rival que nada pudo hacer ni siquiera como para meter algo de preocupación.




DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here