Guaidó sufre la presión del oficialismo

De pomposos escenarios que ocupaban avenidas principales pasó a dar discursos subido en techos de pequeños camiones.




CARACAS (AFP-NA) — Clausura de hoteles donde se hospeda, arresto de colaboradores, confiscación de equipos de sonido para sus actos: el oficialismo no cesa de poner palos en la rueda al venezolano Juan Guaidó, que desafía a Nicolás Maduro con sacarlo del poder.

De pomposos escenarios que ocupaban avenidas principales pasó a dar discursos subido en techos de pequeños camiones.

“Se acabaron las tarimas y los grandes despliegues”, confió a la AFP un colaborador de Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países luego de que el parlamento de mayoría opositora declarara la “usurpación” de Maduro en el cargo.

Al opositor se le ha complicado la logística de sus apariciones públicas, en paralelo a medidas como la inhabilitación a ejercer cargos públicos y el allanamiento de su inmunidad parlamentaria que, según dice, buscan neutralizarlo, aunque les resta importancia.

El episodio más reciente fue en el lanzamiento de la “operación libertad”, como llama a una movilización masiva con la que pretende llegar al palacio presidencial de Miraflores.

“Nos secuestraron el sonido pensando que nos iban a intimidar; hicieron circular por ahí guardias, motos, creyendo que nos iban a meter miedo. ¡Eso se acabó!”, dijo ante sus simpatizantes.

Al día siguiente la ONG Foro Penal confirmó la detención del conductor de un camión y tres técnicos, que fueron liberados poco después con medidas cautelares, acusados de obstrucción de vías públicas, alteración del orden público y asociación para delinquir.

“Eso ha causado miedo y hemos tenido problemas para conseguir proveedores. Guaidó trata de evitar que se ponga en riesgo la seguridad de sus proveedores”, remarcó la fuente bajo anonimato.

Otros hechos similares han obligado a su equipo a cambiar planes sobre la marcha e improvisar soluciones. Ahora es habitual, por ejemplo, verlo dar sus discursos con megáfono.

“Si detienen a Guaidó, el gobierno se arriesga a que haya más países que presionen. Estados Unidos podría establecer un embargo naval a las exportaciones e importaciones venezolanas, podría decretarse un Safe Haven, un territorio libre en la frontera venezolana que sea el punto inicial de una intervención militar”, dice a la AFP el internacionalista Carlos Romero.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here