Belgrano se fue con una sonrisa

Pudo regalarle un triunfo a su público en la última fecha, al superar por 1 a 0 a Godoy Cruz de Mendoza en su despedida de la Superliga.




CÓRDOBA (NA) — Belgrano de Córdoba descendió hoy a la Primera B Nacional, aunque pudo regalarle un triunfo a su público en la última fecha, al superar por 1 a 0 a Godoy Cruz de Mendoza en su despedida de la Superliga.

Fue el colombiano Mauricio Cuero el que consiguió romper la resistencia que hasta los 32 minutos del segundo tiempo había logrado el arquero visitante Andrés Mehring, pese a que luego no le alcanzó.

Belgrano, dirigido por Diego Osella, había ascendido a Primera División en 2011, en la recordada promoción que mandó a la B Nacional a River.

El “Pirata” necesitaba un triunfo y esperar que Patronato no sume contra Argentinos, y que tanto San Martín de San Juan – ante Talleres- y Tigre -con River- no ganen.

En un estadio “Gigante” de Alberdi repletó de hinchas de Belgrano, hubo que esperar hasta los 26 minutos para ver la primera jugada de peligro y fue para el “Pirata”, cuando Maxi Lugo apareció a la izquierda del área cara a cara con el arquero Mehring, que con el pie alcanzó a desviar una pelota que tenía destino de gol.

Respondió Merentiel con un bombazo de media distancia que se fue muy cerca del palo derecho, mientras en las tribunas se sentía la victoria de Patronato que dejaba sin opciones al “Pirata”.

Encima, las noticias en los otros dos estadios donde necesitaba un resultado favorable tampoco eran buenas para Belgrano.

Le faltaba cambio de ritmo a Belgrano de mitad de cancha hacia delante, por lo que Osella modificó de banda al colombiano Cuero, que casi le da rápidos réditos con una volea que pasó al lado del palo derecho de Mehring.

El arquero de Godoy Cruz fue la gran figura del primer tiempo, porque antes del cierre, le adivinó la intención a Techera, que entró de frente al arco y sin marca, pero le pegó al medio del arco.

En el segundo tiempo, Belgrano mantuvo su dominio a partir de la intensidad y la buena posesión, pero sin la profundidad que careció durante toda la temporada, sobre todo por el nerviosismo que fue creciendo con el correr de los minutos.

Hasta que, a los 32, Cuero tuvo su justo premio cuando, en su enésima corrida y por derecha, logró doblegar a Mehring tras agarrar mal parada a la defensa del “Tomba”.

En ese momento, Patronato seguía ganando su partido y San Martín ya había marcado el segundo ante Talleres. Las esperanzas se desvanecían, pero la gente al menos pudo ver, en el último partido, a un equipo que arriesgó para intentar cambiar su suerte, aunque ya era tarde.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here