El mate ayudaría contra el Parkinson

Desde el Conicet, investigan el efecto preventivo sobre el desarrollo de la enfermedad.




BUENOS AIRES (NA) — El mate tendría un efecto preventivo sobre el desarrollo de la enfermedad del Parkinson, ya que la tradicional infusión favorece la supervivencia y crecimiento de neuronas dopaminérgicas.

La probable relación surge de un estudio realizado por investigadores del CONICET que robustece la hipótesis surgida en 2015 de que la yerba mate (Ilex paraguariensis) podría tener efectos benéficos en relación al desarrollo y la progresión de esa enfermedad del sistema nervioso.

El trabajo dirigido por el investigador adjunto del Consejo en el Departamento de Fisiología, Biología Molecular y Celular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEN, UBA), Juan Ferrario, mostró que la yerba mate tiene la propiedad de prolongar la vida de las neuronas dopaminérgicas en cultivo.

“Las neuronas dopaminérgicas, relacionadas con control de la locomoción, además de ser las primeras en verse afectadas en los pacientes con Parkinson, son también las que mueren con mayor rapidez en las condiciones de cultivo que nosotros realizamos – entre los 10 y los 15 días-, justamente, por ser más proclives a sufrir daño celular. Nosotros testeamos el efecto de administrar un extracto de yerba mate sobre dicho modelo de neuronas dopaminérgicas en cultivo y vimos que el mate tiene un efecto neuroprotector poderoso –incluso mayor al de otros neuroprotectores conocidos como el Trolox- que enlentece el momento su muerte”, explicó el especialista.

Una vez caracterizado el extracto de la yerba mate desarrollado por el equipo dirigido por la investigadora principal del CONICET en el de Tecnología de Alimentos y Procesos Químicos ITAPROQ (CONICET-UBA), Sandra Guerrero, y establecidos los efectos sobre las neuronas dopaminérgicas en cultivo, los especialista quisieron ver qué es lo que ocurría al tratarlas con algunos de sus componentes por separado.

“Pudimos establecer que dos de los compuestos principales de yerba mate, la teobromina y el ácido clorogénico, individualmente también actuaban como neuroprotectores, aunque en ambos casos su efecto protector fue ligeramente más bajo que el del extracto de yerba mate en su conjunto. Sin embargo, en sendos casos la neuroprotección fue más potente que la brindada por otros compuestos neuroprotectores ya conocidos como la cafeína, la nicotina y el antioxidante Trolox”, señaló Ferrario.

Los experimentos realizados sobre las neuronas dopaminérgicas en cultivo por Alejandra Bernardi y Pedro Ballestero, ambos del Instituto de Investigaciones Farmacológicas (ININFA, CONICET-UBA), mostraron que la yerba mate además de postergar su muerte puede estimular el crecimiento de sus axones y dendritas.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here