Centenario: Aclaran situación de las nenas desaparecidas

Le dijeron a sus padres que habían sido secuestradas y luego confesaron que no fue así. Tienen 7 y 8 años y la Policía pudo comprobar con cámaras de seguridad que nunca estuvieron en peligro.




NEUQUÉN (ED) – La noticia de que dos niñas de Centenario habían logrado escapar de un secuestro circuló rápido por la zona. En este contexto, el Comisario Varela, a cargo de la división Delitos de la Policía, confirmó esta mañana que la declaración de las menores se trataba de una mentira y que ambas habían escapado por cuenta propia de la vivienda.

“La denuncia realizada en la Comisaría 15 el día sábado por las niñas y sus padres, decía que habían sido victima de un secuestro, que un hombre había ingresado a la vivienda mientras los adultos no estaban y las había cargado a la fuerza en un auto gris y que finalmente en la estación de servicio de la segunda rotonda lograron escaparse de su captor”, confirmó Varela en el aire de LU5.

La declaración de las niñas provocó un amplio despliegue policial en la ciudad y alrededores para tratar de dar con el secuestrador y auto mencionado por ambas amigas de 7 y 8 años.

Fue así que durante la revisión de las cámaras de seguridad de la estación de servicio, se pudo comprobar que las menores jamás habían llegado al lugar y luego de inspeccionar las imágenes ofrecidas por el sistema de seguridad de un vecino, se las pudo identificar caminando solas a pocos metros de donde fueron encontradas por un familiar.

“Estaban a unas 15 cuadras de su vivienda en el barrio Esperanza del oeste de Centenario, se encontraban en Bolivia y Honduras con una mochila y un oso de peluche”, agregó Varela.

“Parece una película” confesó el comisario quien detalló que la denuncia había tomado fuerza porque “la misma anoche del sábado fueron llevadas al hospital donde se constató que no tenían daños y en ese contexto también afirmaron haber sido victimas de un secuestro”.

Según trascendió, se trató de un enojo por parte de una de las menores hacia su madre y por eso había decidido irse de la casa, mientras que la otra menor la acompañaba.

Finalmente, acorraladas por el despliegue policial y la repercusión de la búsqueda, confesaron a sus padres que no habían sido secuestradas.

“Nos conmocionó a todos, porque es un hecho totalmente extraño pero afortunadamente podemos decir que fue solo una farsa”, finalizó el comisario Varela.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here