San Lorenzo: Román Martínez salvó a Almirón

Ganó después de quince partidos, fue 1-0 sobre Junior de Barranquilla como local, por la segunda fecha del Grupo F de la Copa Libertadores.




BUENOS AIRES (NA) — Un gol de Román Martínez, el último refuerzo pedido por Jorge Almirón para San Lorenzo, hizo que el entrenador se mantenga en su puesto, gracias al 1-0 sobre Junior de Barranquilla como local, por la segunda fecha del Grupo F de la Copa Libertadores.

El mediocampista, que venía de una inactividad de varios meses tras su salida de Deportivo Morón, recibió una pelota en la puerta del área, enganchó y definió al primer palo, a los 33 minutos del segundo tiempo y después de corte de luz que retrasó el complemento.

El tanto llegó en un momento donde los hinchas se impacientaban, porque Junior había quedado con diez jugadores a los 28 minutos del primer tiempo, tras la expulsión del defensor Gabriel Fuentes por una agresión sobre Damián Pérez.

San Lorenzo igualaba sin goles con Junior de Colombia al término del primer tiempo en el Bajo Flores.

Así, tras quince partidos y casi cinco meses sin triunfos, el “Ciclón” rompió la mala racha y salvó el puesto de su entrenador Almirón, que la semana pasada en el debut por la Libertadores igualó 0-0 contra Melgar de Perú, como visitante.

Fueron 142 días de padecimiento para San Lorenzo, al que le costó generar situaciones de peligro, tal como evidenció en la mayoría de los partidos del ciclo Almirón.

Juan Camilo Salazar, el último refuerzo colombiano que llegó al “Ciclón”, fue el principal cambio de ritmo que tuvo el equipo, recostado por derecha.

Los murmullos del entretiempo y el inicio del complemento solo pudieron callarse con el corte de luz sobre los diez minutos de la segunda mitad.

Pero ese momento sirvió para que Almirón acomodara las fichas del 4-2-4 que armó con el ingreso de Reniero por el lesionado Belluschi.

Sufrió también en algún ataque del equipo colombiano, pese al hombre de menos con el que jugó durante todo el segundo tiempo.

Monetti desvió con las uñas un remate con destino de gol de Víctor Cantilo, de lo más interesante que mostró el conjunto de Barranquilla.

Y cuando el incendio se agrandaba, un taco de Reniero asistió a Román Martínez, que se reivindicó de su floja actuación (llena de errores) con un enganche y un tiro al primer palo, que desató el desahogo de los hinchas.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here