Añelo: Le secuestraron los equipos por registrar un basureo de petróleo

Lo denunció un reportero gráfico alemán. Acusó maltrato policial después de que intentara registrar una zona contaminada en cercanías de Añelo.




Un reportero gráfico alemán denunció el secuestro de sus equipos y maltrato de personal policial que lo detuvo mientras intentaba registrar un supuesto basurero clandestino, en cercanías de Añelo en un predio que pertenecería a la firma Treater Neuquén SA.

El hecho ocurrió el lunes 7 al mediodía, cuando Stefan Borghardt ingresó a un campo donde se sorprendió al encontrar piletones con residuos de petróleo.

Según relató a El Digital Neuquén la policía de la comisaria 10, lo intimidó y lo obligó a firmar una declaración, a la vez que le secuestró equipos y material fílmico. Previo al abordaje registró algunas fotografías que logró enviar antes de su detención.

Borghardt, de 28 años es estudiante de fotoperiodismo y fotografía documental en la ciudad alemana de Hannover y había llegado a la zona interesado en todo que genera el desarrollo de Vaca Muerta.

Según relató, registró con fotos un pozo funcionado a cuatro kilómetros de la ruta 7 y tras dialogar con algunos trabajadores, se trasladó a 200 metros de la ruta 17 en dirección oriental a un predio de la firma Treater Neuquén SA, ubicado en el lote 56 del Parque Industrial de Añelo.

“Caminé alrededor de 1500 metros sobre un suelo regado con alguna substancia pegajosa y de color marrón oscuro que a la tierra la había vuelto muy firme, parecía cemento. Me dirigía hacia el norte hasta que me encontré con algo que desde abajo parecía ser una loma de tierra. Saqué algunas fotos del derrame con las dos cámaras profesionales que llevaba encima”, informó.

“Estimo haber estado ahí arriba unos dos minutos antes de que llegara una camioneta blanca con un supervisor”, señaló el fotógrafo, que luego fue abordado por la policía y traslado a hasta la comisaria donde fue interrogado.

Borghardt denunció además, que durante su traslado le reprodujeron los mensajes del teléfono en alta voz.  “La mujer policía anotó los datos y después se quedó con mi celular. Empezó a meterse en mi whatsapp. Reprodujo varios mensajes de voz y leyó mensajes enviados y recibidos en altavoz”.

Ya en la comisaría, relató que “mientras la mujer policía labraba el acta de mis pertenencias, escrita a mano en un cuaderno, un oficial que parecía ser un superior me hacía más preguntas y me decía, haciendo gestos con un destornillador eléctrico en la mano, que ya se iban a enterar de la verdad”.

“La oficial me agarró de la mano y me puso el brazo en la espalda, empujándome e insultándome. Me llevó al pasillo de calabozos. Al testigo que firmó el acta no lo alcancé a ver. En el pasillo estaba parado otro oficial que me pateó al pasar. Llegamos al calabozo y yo me encontré rodeado por unos cinco a siete oficiales, no me acuerdo bien, fue todo muy turbio y atemorizante para mí. Varios (al menos tres) me pegaron, me patearon y me insultaron. Un policía que me maltrataba con una escoba desde lejos, me dijo que él odiaba a los alemanes, a todos los alemanes”, denunció la víctima.

El reportero estuvo detenido desde 18.30 a las 22.30 y se mostró preocupado por los equipos secuestrados entre los que figuran una cámara analógica Nikon F3, una cámara digital Fujifilm X-T2, un lente Fujinon 23mm 1.4, un lente Nikon Nikkor 28mm 2.8,  un lente Nikon Nikkor 50mm 1.8, un lente Nikon Nikkor 135mm 2.8, un adaptador K&F Concept Nikon G – FX, cuatro baterías Fujifilm NP-W126S, cuatro rollos fotográficos 35mm Kodak Portra 400, una memoria Lexar Professional 128GB UHS-II, una memoria Lexar Professional 32GB UHS-II.

Mañana, Borghardt y su abogado realizarán una conferencia de prensa en el Estudio Mansilla de Leloir 931 antes de formalizar la denuncia en Fiscalía. El caso ya esta tomando repercusión regional y nacional en los medios.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here